equipo1821

Al serano

Jueves alternos, del 20 de octubre, 2022 al 15 de junio, 2023 - 17:30 h
Dirigido a jóvenes nacid+s entre el 1 de enero de 2001 y el 31 de diciembre de 2004
Entrada

Gratuita hasta completar aforo, previa inscripción mediante formulario del 1 al 16 de octubre

Lugar
Edificio Sabatini, Talleres
Aforo
15 personas
Sesiones y horario

Sesiones de grupo: 20 de octubre, 3 y 17 de noviembre, 1 y 15 de diciembre, 2022, 19 de enero, 2 y 16 de febrero, 2 y 23 de marzo, 13 y 20 de abril, 4 y 18 de mayo, 1 y 8 de junio, 2023; de 17:30 a 20:30 h
Sesión de cierre: jueves 15 de junio, 2023; de 19.00 a 21:00 h

Más información
Organiza
Museo Reina Sofía
Programa educativo desarrollado con el patrocinio de Fundación Banco Santander

Si tecleamos en el motor de búsqueda la palabra serano es probable que aparezcan miles de resultados para otras palabras, como serrano y sereno, en una línea de corrección del pensamiento que se nos presenta a menudo en la era digital y que puede llegar a ser muy molesta. Por otro lado, si se busca la definición en el diccionario sí encontramos una definición más clara, pero que no ahonda demasiado en vericuetos: “Del lat. Serānum, de serum, la tarde. Tertulia nocturna que se tiene en los pueblos”. Es decir, que es tarde y es de noche, que contiene la magia de esas palabras que sirven para expandir y no acotar las cosas: tarde-noche, sofá-cama, merienda-cena.

Lo que el algoritmo del motor de búsqueda nos demuestra es que algunas palabras se quedan en el camino ante el progreso y la tecnología, como muchas otras cosas. Quizá poca gente sepa que serano es una costumbre propia de las latitudes más secas de España (el interior de Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Castilla-La Mancha), la cual consiste en sacar unas sillas de plástico o de camping a la calle, a la puerta de las casas, y sentarse al levísimo fresco que tanto se hace de rogar en las noches estivales. También se denominaba así a la reunión en la cocina, alrededor de una lumbre en el invierno, como acto de resistencia al frío, en zonas más frescas. En ese tránsito del día a la noche, la calle se convierte en patio, se vuelve al pueblo y se desdibujan las rutinas y los quehaceres para dedicarse al gozo tranquilo de la charla distendida. Esa expansión social nos lleva a plantearnos la importancia de hacer las cosas más lentas como acto de resistencia: sentarse en compañía revela la necesidad de una vuelta a lo común frente a lo individual.

En esta edición de equipo1821 intentamos rehabitar espacios ajenos a través de referentes propios, sin recurrir a la nostalgia, con la música como material conductor. Hacer un registro diferente del serano y así revisitar algunas tradiciones que contenían una multitud de elementos de conexión: palabras, canciones, costumbres y herramientas que se perdieron al abrazar la ciudad, espejo de la modernidad, y darle la espalda al campo, al pueblo.

En las sesiones —acompañadas por el proyecto musical Ruiseñora— investigamos las posibilidades de la electrónica para hacer un ejercicio de arqueología lingüística y sentimental: componemos microcanciones, hacemos sesiones de escucha y mezcla, afiliamos los cantos de las periferias, preparamos los avíos para un guiso, seguimos las huellas de la música por el Museo y nos sentamos al serano en todos los patios que encontremos a lo largo de estos meses, dejando una huella sonora que resuene en las galerías y las salas para habitarlas de un modo más humano, corporal, sonoro. Se trata de hacer un pequeño compendio de cierta sabiduría oral y melódica que no siempre está a un clic, y lo haremos en círculo, en común.

Ruiseñora es un proyecto musical fundado en 2016 por Atilio González y Elia Maqueda. En él se ahonda la combinación de tradición y vanguardia, poesía y electrónica. A lo largo de su investigación permanente, a la que han llamado “psicodelia popular”, han publicado dos discos —Siglo XX (autoeditado, 2016) y Relente (Raso Estudio, 2019)—, un EP —La Jara (Raso Estudio, 2021)— y varios singles, además de colaboraciones con otrxs artistas como Le Parody y Califato ¾.