Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar
ACCESO PARA PERIODISTAS
Inicio de sesión | Registro

Gabriel Acevedo Velarde. Ciudadano Paranormal (24/09/2013)

24 de septiembre de 2013 - 6 de enero de 2014 / Sede central

Fechas: 24 de septiembre de 2013 – 6 de enero de 2014
Lugar: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid). Edificio Sabatini, Primera planta (Espacio Uno y Sala de Protocolo)
Organización: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía con la colaboración de la Fundación “la Caixa”
                      
Gabriel Acevedo Velarde (Lima, Perú, 1976) presenta en el Museo Reina Sofía un proyecto realizado ex profeso para el programa Fisuras, un programa del Museo dirigido a tomar el pulso a las tendencias más actuales. Continuando con la línea abierta en sus anteriores trabajos, Ciudadano Paranormal se sirve del relato televisado de experiencias paranormales en edificios oficiales de Perú como recurso audiovisual para analizar y crear narrativas sobre el espacio intermedio entre institución y subjetividad individual. En el plano político, el nuevo trabajo de Acevedo Velarde busca generar debate sobre el rol del estado y la cultura en el contexto del capitalismo contemporáneo, centrándose en la situación particular de su país de origen, Perú, en donde se conjugan ciertas particularidades postcoloniales.
 
A través de dos salas complementarias (Espacio Uno y Sala de Protocolo), el artista peruano reflexiona en torno a la presencia fantasmal del Estado y de un mercado autoritario. El Espacio Uno recibe al espectador con la serie Cinema sincopado (2013), un conjunto de placas identificativas grabadas que, con un corte cercano al arte óptico y cinético, convierten ese primer entorno en un espacio de transición similar al existente en las antiguas salas de cine, como vestíbulos y taquillas. Se trata de la primera instancia intermedia entre el individuo y el discurso expositivo, referencia indirecta a aquello que media entre el ciudadano-espectador y el Estado-espectáculo, entre la política y el show: la televisión, la arquitectura del poder, el funcionariado público y los establecimientos comerciales.
 
Una vez dentro del “cubo negro”, el espectador es invitado a elegir su lugar entre diversos asientos utilizados a lo largo de la historia del Museo Reina Sofía (sillas de oficina), exhumados por Acevedo Velarde de los almacenes para esta sala de proyección. Ciudadano Paranormal (2013) es tanto el título de la exposición como el de la pieza principal del proyecto, un vídeo de 60 min. de duración que simula el formato de un programa de televisión basado en entrevistas a testigos de supuestos fenómenos paranormales en edificios oficiales de Perú.
 
El programa, que establece la narrativa que articula toda la muestra, se compone de una secuencia de entrevistas realizadas por una reconocida personalidad de la radio peruana y que también es una autoridad en asuntos paranormales, el Dr. Anthony Choy. Los entrevistados son empleados reales de instituciones peruanas (la Corte Superior de Justicia, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de Economía y Finanzas, el Ministerio de Trabajo, el Palacio Nacional de Justicia, el Palacio Legislativo del Congreso de la República y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil) que narrarán diferentes historias de fenómenos paranormales que supuestamente han sucedido en dichos edificios.
 
El filme, junto al relato de experiencias paranormales en edificios oficiales, muestra el off, aquello que ocurre ante la cámara durante los cortes publicitarios: toda una dimensión perdida en las emisiones televisivas, que desvela su naturaleza construida y artificial. El espacio del plató muestra su aspecto precario y carente de sentido arquitectónico sin la presencia de una narrativa y un montaje que lo normalicen para la mirada.
 
La televisión, la herramienta más eficaz del poder desde mediados del siglo XX, se ha definido como “la imagen fantasmal”, basada en una narrativa propia y en un falseamiento carnavalesco de lo real a través de estudiadas estrategias de montaje y escenificación. En este sentido, el artista plantea que la conexión entre medio y mensaje (televisión y programa de contenidos paranormales) sugiere la presencia de un “estado fantasmal”, pretendidamente transparente pero intangible, que aparece y desaparece. Para Acevedo Velarde, el espectáculo televisivo revela de esta forma los síntomas de una ausencia: encontramos la arquitectura pero no la institución, mientras funcionarios públicos sirven de dudoso mediador entre ese espectro del Estado y el ciudadano-espectador. En este punto, el artista sugiere una pregunta: “¿dónde se encuentra realmente el Estado?” que encuentra algunas respuestas en el vídeo Cliente secreto (2013), situado en la Sala de Protocolo.
 
Al igual que el resto de obras de la muestra, esta pieza está motivada por la necesidad de exorcizar a fantasmas que habitan en la dimensión intermedia entre el individuo, el mercado y el estado. En concreto, Acevedo Velarde realiza en este vídeo de 4 minutos una recreación no literal de los rituales que realizaba Sendero Luminoso en las cárceles, a finales de la década de los ochenta. El artista reemplaza los uniformes maoístas utilizados por este grupo guerrillero por un vestuario semejante al utilizado por los empleados de una cadena de supermercados muy conocida en Perú.
 
En el planteamiento de este vídeo, Acevedo Velarde se basa en las tesis de diversos analistas peruanos que mantienen que el reciente crecimiento económico de su país no está acompañado por un fortalecimiento institucional, lo que produce la impresión de un progresivo desvanecimiento del Estado. Símbolo de cómo el boom económico y el consumo provocan efectos inesperados, los empleados del supermercado de Cliente secreto, exquisitamente uniformados, muestran un servilismo disfrazado de patriotismo entusiasta que hace asociar su imagen y sistema de trabajo a una sociedad-colmena o a un ejército. Están marcados por una disciplina interiorizada y obediente. Sus rutinas laborales, de aspecto marcial, quedan asemejadas en el proyecto de Acevedo Velarde a una suerte de catártico ritual colectivo que anula la individualidad.
 
Se trata de dos polos del discurso utópico que sin embargo se expresan de formas prácticamente iguales. Por un lado, la propaganda institucional actual y, por otro, las coreografías rituales modernas de los años sesenta, de las que el grupo subversivo Sendero Luminoso en los ochenta sería un ejemplo peruano, a la vez anacrónico y premonitorio.
 
Para el artista, lo interesante es justamente el espacio intermedio en donde conviven el delirio utópico con el consumismo, la normalidad institucional con lo “paranormal”, la voz individual con la institucional.
                                                   
 
Más información sobre el artista

Gabriel Acevedo Velarde nació en Lima, Perú, en 1976. Ha trabajado en Ciudad de México, Sao Paulo, Nueva York y Berlín, donde reside en la actualidad. Desde que irrumpió en el panorama artístico peruano en 1999, ha desarrollado una carrera expositiva de carácter internacional marcada por una ingente obra gráfica, vídeos, animación, objetos-esculturas y performances. Entre sus exposiciones individuales cabe destacar Quorum Power (Museo Carrillo Gil, México DF), Cone Flow (Modern Art Museum at Fort Worth), Art pieces (Galería Arratia Beer, Berlin) y Fotocopias de 1999 (Galeria Leme, Sao Paulo). Además, ha participado en varias exposiciones colectivas, como en la Trienal de Guangzhou, Auto-Kino (un proyecto de Phil Collins, Temporäre Kunsthalle, Berlín), la Bienal de Lyon (2011) o la Bienal de Sao Paulo (2010), entre otras.

Exposiciones

Compartir