Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Xul Solar

26 febrero - 9 mayo, 2002
/
Edificio Sabatini, Planta 3

Óscar Alejandro Agustín Schulz Solari (Buenos Aires, 1887 - Tigre, Argentina, 1963) conocido como Xul Solar, es precursor de las vanguardias en su país natal y un personaje emblemático en el desarrollo cultural argentino durante los años veinte y treinta.

La maestría que presenta en su pintura desde los inicios, supone la materialización de una vida erudita. El artista profundiza en temas tan diversos como los enumerados por Osvaldo Svanascini, poeta y comisario, en el catálogo de la exposición. Su biblioteca, compuesta por más de tres mil títulos, refleja la curiosidad insaciable propia de un gran intelectual. Entre sus intereses figuran la matemática, biología, metafísica, arquitectura, música, escrituras persas y árabes, religiones musulmanas, el Sufismo de Rumi, los Upanishad del hinduismo, el Zend Avesta, la alquimia, San Francisco de Asís, el budismo zen, I Ching y la astrología.

Pocas personas saben definir la personalidad de Solar como su gran amigo Jorge Luis Borges. Para él, Solar es un cosmopolita, debido a sus constantes viajes. También es un pintor místico, aunque como el propio artista matiza, es más pintura realista, ya que pinta exactamente lo que ve en sus visiones. Al tiempo, es anacrónico, ya que su audacia le convierte en alguien de otra época, un innovador. Por último, Solar es un inspirador, pues a Borges le sucedía que, cuando creía haber inventado algo, reparaba de pronto que Solar lo estaba inventando a través de él.

Aunque se trate en su mayoría de pinturas, la muestra contiene también objetos escultóricos, manuscritos, fotografías, inventos y juguetes, libros dedicados por sus autores y cartas astrales de personalidades como Alfonso XIII, Goethe, Charles Baudelaire, Gilbert Keith Chesterton, William Blake, Salvador Dalí, Greta Garbo, Pablo Picasso y, por supuesto, Jorge Luis Borges.

Respecto a la pintura, Solar realiza prácticamente toda su producción en pequeño formato, mediante la acuarela o la témpera, aunque también hay en esta exposición trabajos inéditos sobre cartón y vidrio. La sección de pintura comienza con la acuarela Gestación (1914). En sus inicios, las obras están repletas de simbolismos y el dibujo es esquemático, tal y como se aprecia en Entierro (1914) o Dos Anjos (1915). Hacia 1918, la arquitectura entra a formar parte de sus representaciones. A ella se unen las composiciones geometrizantes y, desde 1923, la figura humana. De esta etapa son Homme das serpents (1923) o Dos parejas (1924).

En la década de los treinta surge su interés por el paisaje, aunque sus creaciones son metafísicas con un componente místico, y no se vinculan con la interpretación habitual de lo paisajístico. De su periodo monocromo se exhiben en la muestra obras como Fiordo (1943), Casi plantas (1946) o Ciudá y abismos (1946). Los grises aluden a la nocturnidad de las escenas, en las que retoma el color, aunque mantenga el paisaje como temática.

De entre los objetos expuestos, destacan los altares Pan altar mundi (1954) y Panaltar (1954), así como cinco máscaras y vasos pintados, que revelan algunas influencias artísticas de Solar, entre las que se encuentra Paul Klee, pero también William Blake, Piet Mondrian, Auguste Herbin o Mark Tobey.

A pesar del gran alcance del universo xulsoliano, sus méritos sólo han sido valorados con el paso del tiempo. En Europa, respecto a su obra como pintor, el Musée d’Art Moderne de la Ville de París le dedica una exposición en 1977 y el Courtauld Institute de Londres otra en 1994. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía se une a la lista con esta exposición, en la que se exhiben cerca de un centenar de obras de este destacado artista.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
Comisariado: 
Marcos-Ricardo Barnatán

Compartir

Exposiciones actuales