Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Liubov Popova. 1889-1924

18 diciembre, 1991 - 17 febrero, 1992 /
Edificio Sabatini, Planta 4

El deseo de formular un lenguaje plástico nuevo y absoluto fue una constante de los distintos movimientos de vanguardia de las primeras décadas del siglo XX, especialmente de aquellos que acaban vinculados a proyectos políticos. Los principios de universalidad y de superación del arte mimético por los se rigen estas corrientes vanguardistas supone la revisión por vía experimental de los propios componentes del arte. En el panorama del arte ruso del primer cuarto del siglo Liubov Popova (Ivanovskoe, Rusia, 1889 – Moscú, 1924) destaca por su entrega a la búsqueda de un vocabulario plástico que respondiera a los principios del Constructivismo desde el campo pictórico, pues entendía que la construcción pictórica era el paso previo a la construcción real tridimensional. 

La exposición pretende destacar la consideración de Popova como artista-pintora y no como artista-ingeniera, postura y actitud que adoptan la mayoría de sus compañeros, siguiendo el nuevo ideal de la sociedad soviética postrevolucioanaria. Aun así, y como señala Magdalena Davroski, comisaria de la muestra: “los componentes de su concepto de “construcción” son esencialmente los medios tradicionales de todo pintor, aunque ella los interprete como si fueran materiales concretos”.

La breve trayectoria artística de Popova se sintetiza en dos etapas: la adopción del vocabulario cubista y el desarrollo del lenguaje no-objetivo constructivista. Las revistas de arte y la colección de Sergei Shchukin le ponen al corriente del Cubismo, lo que le anima, como a muchos otros artistas coetáneos, a viajar a París en 1913. Allí ingresa en la academia de Jean Metzinger y Henri le Fauconnier pero también, en este momento, cambia su discurso pictórico, pues su deseo es desarrollar un lenguaje expresivo “que fuese el resultado de la manipulación de los elementos pictóricos sobre la superficie”, como afirma Dabrowski e ilustra su obra Desnudo de mujer sentada (1913-1914). A la vez, adopta ciertos presupuestos del futurismo, especialmente la descomposición de las formas en el espacio practicada por Umberto Boccioni. Además, se inicia en la experimentación con texturas (introduce polvo de mármol y arena) con el propósito de dinamizar la superficie del cuadro y conferirle densidad. Paulatinamente, los temas y la figuración asumen un papel secundario en la obra.

De nuevo en Rusia, Popova confronta teóricamente su pintura con los contrarrelieves de Vladimir Tatlin y el trabajo de Kazimir Malevich, cuya influencia se constata en sus obras (ensamblaje constructivo, planos de color en el espacio), y alcanza la independencia plástica y la madurez artística con su serie Arquitecturas espaciales (1916-1917), obras ya completamente no-objetivas. Popova participa en los debates de la vanguardia rusa sobre la validez del lenguaje no-objetivo y los conceptos de construcción y composición. Desde ese momento se acentúa el carácter experimental de su trabajo; sus intereses viran hacia el comportamiento de la línea en el espacio y desarrolla sus Composiciones lineales. En 1921 realiza sus Construcciones espaciales o Construcciones dinámico-espaciales, las cuales aportan innovaciones respecto a la forma, el espacio y los materiales. Aunque no es partidaria del arte productivista, se ve condicionada a poner su trabajo al servicio de la industria e inicia una importante carrera como diseñadora textil, de vestuario y como escenógrafa.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museum of Modern Art, Nueva York, Los Angeles County Museum of Art y Museum Ludwig de Colonia
Comisariado: 
Magdalena Dabrowski
Itinerancia: 

Museum of Modern Art, Nueva York (13 febrero - 23 abril, 1991); Los Angeles County Museum of Art (19 junio - 18 agosto, 1991); Museum Ludwig, Colonia (1 octubre - 1 diciembre, 1991)

Artistas
Liubov Popova

Compartir

Exposiciones actuales