Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Itinerarios de Antonio Saura. Dación

28 junio - 10 octubre, 2005
/
Edificio Nouvel, Planta 0

Esta exposición constituye la presentación pública de de 61 obras de Antonio Saura (Huesca, 1930 – Cuenca, 1998) –treinta y ocho  dibujos y veintitrés pinturas– incorporadas al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía mediante dación por parte de las herederas del artista. Las obras ofrecen un recorrido por toda la trayectoria artística de Saura, desde sus iniciales obras surrealistas, período que se abre con las Constelaciones (1948), hasta pinturas de su última etapa, como el óleo Cuatro caras (1996) en un recorrido que aborda los principales temas de su trayectoria artística. La muestra se suma a la que el Museo le dedicó en 1989 Antonio Saura. Pinturas 1959-1985.

Saura muestra desde muy joven una clara vocación por la pintura y la literatura y comienza a practicar ambas disciplinas de forma autodidacta en 1947 durante la convalecencia de una larga enfermedad. Entre 1953 y 1955 reside en París, en donde participa de las actividades de los surrealistas durante un corto periodo de tiempo, para evolucionar después hacia un lenguaje relacionado con el Expresionismo Abstracto.

En 1957 tiene lugar su primera exposición en París y funda el grupo 'El Paso' que dirigirá hasta la fecha de su disolución, en 1960. El grupo es uno de los primeros movimientos vanguardistas de la España de posguerra, introductor de las premisas del Informalismo y del Expresionismo Abstracto, ya en pleno auge internacional. Ese mismo año Saura participa junto a Eduardo Chillida y Antoni Tàpies en la Bienal de Venecia. En este periodo Saura presenta elementos figurativos en sus obras, reduce la gama cromática a negros, blancos y grises, y construye las figuras con fuertes trazos de expresividad agresiva. En 1960 abandona el uso exclusivo del blanco y negro y durante un tiempo deja la pintura para dedicarse al grabado y al dibujo. En los años sesenta le llega el reconocimiento internacional, expone en algunos de los museos más importantes, que le dedican numerosas retrospectivas y recibe premios como el Guggenheim. En los años ochenta vuelve a la pintura al óleo y a mediados de la década pasa a desarrollar una etapa más colorista, que mantendrá hasta su muerte. Además de su obra plástica en Saura destaca su faceta literaria.

Desde principios de los años cincuenta, Saura no dejó de escribir y en 1977 comienza a publicar sus escritos sobre su trabajo, sobre sus temas preferidos y sobre otros artistas, junto a panfletos, como la extraordinaria letanía titulada Contra el Guernica, publicada en 1982 y que escandalizó al mundo artístico.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Compartir

Exposiciones actuales