Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Gustavo Torner en Silos. Ni orden ni caos

11 septiembre - 16 diciembre, 2007
/
Abadía de Santo Domingo de Silos (Burgos)

Gustavo Torner (Cuenca, 1935) es un artista autodidacta. Profundamente inmerso en el mundo de la cultura, destaca en el vasto panorama español de los años sesenta por la riqueza de materiales que emplea en sus trabajos, plenos de libertad formal y cromática. Junto a Fernando Zóbel y Gerardo Rueda forma la llamada Escuela Conquense, una de las primeras iniciativas para introducir en los años sesenta en España las nuevas corrientes del arte moderno, con la fundación del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca como principal iniciativa, en el que Torner colaboró desde su creación.

Formado como Ingeniero Técnico Forestal y dadas sus buenas condiciones como dibujante, simultaneó profesión y oficio en sus primeros años de actividad profesional. Partiendo de la creación de láminas de botánica, Torner desarrolló una etapa de impronta figurativa que evolucionará hacia la abstracción y el constructivismo.

Desde que en 1965 deja su carrera de ingeniero y se dedica íntegramente a su carrera artística, Torner ha alternado la pintura y la escultura con otras muchas expresiones artísticas, tales como la creación de obra gráfica, escenografía, figurines de teatro y ópera, tapices, además de colaborar en las vidrieras de la Catedral de Cuenca y el Museo Diocesano de Arte Religioso de Cuenca.

Esta exposición, concebida especialmente para la sala de la Abadía de Santo Domingo de Silos, lleva el significativo título de Ni orden ni caos dado que, en palabras del artista, no hay un criterio para aceptar la forma, ya que siempre existe un control mental sobre la creación.

La muestra recoge un total de cuarenta y ocho obras, divididas en tres bloques. Por una parte un conjunto de gouaches creados especialmente para la muestra, profundamente expresivos y absolutamente diversos, cuyo único nexo es el procedimiento. Las esculturas, componen un segundo bloque y presentan el perfil más indagador del artista, su fase experimental, ya que toda la obra de Torner se mueve entre una cultura anclada en el pasado y un constante deseo de renovación. El tercer bloque está formado por un conjunto de veinte obras creadas entre 1964 y 1970, pertenecientes a la Colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y consideradas por el artista entre lo mejor de su producción. Se trata de una serie de collages sobre la condición humana, los profundos sentimientos del hombre y su relación con la naturaleza basados en el libro de Andrés Vesalius, De Humani Corporis fabrica, que el artista contempló por primera vez en Nueva York en 1964.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
Comisariado: 
María José Salazar

Compartir

Exposiciones actuales