Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Francisco Pérez Mateo. Escultor 1903-1936

21 junio - 18 agosto, 2002
/
Edificio Sabatini, Planta 2

Francisco Pérez Mateo (Barcelona, 1903 – Madrid, 1936) es el único escultor, hasta ahora conocido, cuya obra se pueda adscribir al nuevo realismo o la nueva objetividad y uno de los pocos que desarrolló la temática deportiva la escultura. Estas características junto a datos como que la mayor parte de sus obras se encuentran en paradero desconocido y que su trayectoria artística fue interrumpida por una muerte temprana, luchando en el frente de Carabanchel Bajo el 6 o 7 de noviembre de 1936, hacen de Pérez Mateo un escultor único.

La Renaixença y el Noucentisme catalanes constituyeron el ambiente en el que tuvo lugar su adolescencia y que le llevaron a interesarse por la obra del escultor Arístides Maillol, creador del canon de la escultura “mediterraneísta”. La Barcelona de 1916 poseía una situación artística y cultural privilegiada en la España de la época. Un importante grupo de artistas e intelectuales acudieron a Cataluña buscando refugio de la I Guerra Mundial, trayendo consigo las vanguardias.

Pérez Mateo entra en contacto con el afamado escultor catalán Miguel Blay, que le aconseja comenzar su formación en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando que él mismo dirigía. El artista se traslada a Madrid en 1919 junto a su padre, un auténtico mentor y figura esencial en el desarrollo de la carrera artística del escultor. Desde el comienzo tuvo claro su inclinación en la escultura. Pérez Mateo era uno de los artistas jóvenes que reivindicaban la talla por encima del modelado, esto es, Miguel Ángel antes que Auguste Rodin. En esta exposición se exponen dos pequeñas piezas talladas de sus comienzos, un anillo de marfil y una pulsera de madera de boj de 1920, donde se aprecia cierta influencia Art Decó.

Una de sus esculturas, Desnudo masculino, gana en la Exposición Nacional de Bellas Artes el premio que le permite realizar un viaje a París donde la obra de Antoine Bourdelle y el arte etrusco, mesopotámico y egipcio del Museo del Louvre le llenan de inspiración y contagiarán su trabajo a la vuelta a Madrid.  De este momento se muestra en esta exposición el Retrato de Josep Rigol (1925), amigo del artista y Cabeza doliente (1925-1926). En su segundo viaje a París en 1927 conocerá personalmente a Bourdelle y profundizará en las vanguardias. Ese mismo año se publica en la Revista de Occidente la traducción de Realismo mágico. Postexpresionismo de Franz Roh, un texto que marcará definitivamente la trayectoria de Pérez Mateo llevándole a asumir plenamente los planteamientos de la nueva objetividad enfrentados a la espiritualidad del expresionismo. Reflejo de esta etapa se exponen en esta muestra Retrato de Daniel Vázquez Díaz (1928), Cabeza de muchacha (1928-1929), Retrato de Francisco González (1929) y Retrato del escultor Cristino Mallo (1928-1929).

El interés por el deporte, actividad presente en la vida social y cultural del momento y que Pérez Mateo había practicado desde joven, da lugar a una serie de relieves y esculturas realizados a partir de 1930. La mayor parte de estos trabajos se encuentran desaparecidos y pueden ser solo conocidos a través de fotografías. No obstante, en esta exposición se encuentra Lanzador de martillo, un bajorrelieve de 1930 que deja constancia de esta línea de trabajo de Pérez Mateo. Se expone también el yeso de Bañista (1935), obra que formó parte –junto al Oso polar (1931) también presente en esta muestra– del Pabellón Español en la Exposición Internacional de París de 1937 al que el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía dedicó una exposición temática en 1987 comisariada por Josefina Alix, encargada igualmente del comisariado de esta muestra.

Por último, se expone el bronce Cabeza cubista (1931-1932) que revela el interés de Pérez Mateo por el estudio de la geometría del espacio. Le acompañan la serie de dibujos de esta misma época titulados Espigadora de frente con cabeza ladeada, Espigadora de frente con gavilla en el delantal, Espigadora con gavilla en la cabeza, dibujado sobre el papel con membrete del Hotel de París de Madrid, Espigadora de perfil y Espigadora de espaldas.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
Comisariado: 
Josefina Alix

Compartir

Exposiciones actuales