Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

El arte sucede. Origen de las prácticas conceptuales en España (1965-1980)

11 octubre, 2005 - 9 enero, 2006 /
Edificio Nouvel, Planta 1

La exposición El arte sucede. Origen de las prácticas conceptuales en España (1965-1980) toma su título de la sentencia “Art happens” de James Whistler, asiduo al círculo de Stéphane Mallarmé y próximo a su pensamiento, cuyas reflexiones contribuyeron a sentar las bases de una concepción interdisciplinar y supranacional del arte. La muestra indaga en la aparición y el desarrollo del Arte Conceptual en España, para lo que reúne una antología de obras realizadas por diversos artistas que presentan rasgos propios, ligados a las experiencias e intereses de sus autores, aunque compartiendo planteamientos con sus equivalentes internacionales. Estos rasgos están marcados por una relación transversal con la cultura popular, lo social, lo político, lo subjetivo o el propio cuerpo. 

El arte sucede pretende reconstruir de modo sintético aquel paisaje de transgresión de los comportamientos artísticos que desde la segunda mitad de los años sesenta hasta finales de los setenta, cristalizaron en España. Un tiempo ansioso de libertades en el que la práctica del arte se entendió como un espacio de cuestionamiento e indagación, en el que afloraba una nueva sensibilidad y que supuso una ruptura respecto a los lenguajes tradicionales.

Durante el período que abarca la muestra, se subrayó inicialmente la potencialidad transformadora de materiales pobres y naturales, o los aspectos relacionales entre estructuras primarias mínimas que pronto derivaron hacia diversas formas de Accionismo. Paulatinamente, se tendió hacia la transversalidad de disciplinas, la integración en el proceso creativo de mecanismos relativos a la filosofía, la sociología, el psicoanálisis, la política, la tecnología, la cultura popular, la ciencia, la arquitectura, la música o el lenguaje.

Las ideas y puntos de partida surgían de experiencias y vivencias próximas, así como los materiales y lugares, buscando dominios capaces de desencadenar una renovada vitalidad del pensamiento, acorde con los propósitos y sensibilidades particulares, con el mismo afán de acercar el arte a la vida. El uso de la tecnología se generalizó entre los artistas durante este período: el vídeo, el cine, la proyección audiovisual, la fotografía o el magnetófono devinieron herramientas con un enorme potencial. Resultaban modernas y podían servir como memoria de unas acciones cuya naturaleza era efímera, para crear documentales o ficciones de la realidad o bien experimentar con imágenes sin más referente que ellas mismas en transformación. Con la ayuda de estos nuevos medios se ofreció una representación del espacio, del movimiento, y sobre todo del tiempo, inédita hasta entonces en las artes plásticas.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en coproducción con la Sala Koldo Mitxelena Kulturunea, San Sebastian y la Diputación de Guipuzcoa
Comisariado: 
Rosa Queralt
Itinerancia: 

Sala Koldo Mitxelena Kulturunea, San Sebastian (31 enero - 25 marzo, 2006)

Compartir

Exposiciones actuales