Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Wichte (Duendes)

  • Fecha: 
    2006
  • Materia: 
    Bronce y acero
  • Técnica: 
    Fundición
  • Técnica descriptiva: 
    Conjunto de doce cabezas en bronce sobre base de acero
  • Dimensiones: 
    Pieza 01: 66 x 35 x 34 cm / Pieza 02: 61 x 50 x 32 cm / Pieza 03: 61 x 35 x 32 cm / Pieza 04: 64 x 50 x 32 cm / Pieza 05: 66 x 50 x 32 cm / Pieza 06: 67 x 35 x 32 cm / Pieza 07: 65 x 35 x 32 cm / Pieza 08: 66 x 50 x 32 cm / Pieza 09: 67 x 50 x 32 cm / Pie
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    2010
  • Nº de registro: 
    AD06090
  • Expuesto en:
    Sala 103
El interés de Thomas Schütte por tratar el busto o la cabeza se remonta a mediados de los años ochenta, cuando comenzó a abordar esta temática en obras en madera y escayola modeladas y policromadas de manera rudimentaria. Esta vuelta a la figura y a la representación del cuerpo se inscribe en el retorno a la narración y a la alegoría en el arte de los ochenta, un momento en que lo teatral ocupó un lugar predominante. En estas obras se planteó lo que el artista ha definido como «gramática del carácter», frente a la mera representación de lo psicológico. Thomas Schütte trabajó posteriormente la figura y el cuerpo humano en series escultóricas de marcado y desinhibido expresionismo, como Großer Respekt (Gran respeto) y Kleiner Respekt (Pequeño respeto), ambas de 1994, o la conocida serie Die Frauen (Mujeres), realizada entre 1998 y 2006. Esta obra, titulada Wichte (Duendes), se compone de doce cabezas sobre pedestales de metal que representan rostros individuales, brutalizados y grotescos. Estos wichte son duendes, figuras inquietantes, sin edad y sin tiempo, que permanecen atentos y amenazantes, a la vez que demuestran cierta brutalidad. A pesar de estar realizados en bronce, muestran una apariencia viscosa y blanda que recuerda otras series escultóricas del alemán, como la serie fotográfica United Enemies (Enemigos unidos), de mediados de los noventa, e incluso algunos dibujos y acuarelas de rostros de la misma década.

Carmen Fernández Aparicio

Compartir