Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Majestad

+ Añadir a la visita
  • Fecha: 
    1951
  • Materia: 
    Barro cocido y madera
  • Técnica: 
    Modelado, talla, encolado y policromía
  • Dimensiones: 
    46 x 30,5 x 22,5 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    1988
  • Observaciones: 
    Año de ingreso: 1988 (procedente de la ordenación de fondos del Museo Español de Arte Contemporáneo, MEAC)
  • Nº de registro: 
    AS07482
  • Expuesto en:
Desde finales de la década de 1940 la escultura de Ángel Ferrant se enfrentó a nuevas inquietudes y retos derivados de su interés por el arte prehistórico. Bajo estos conceptos surgieron obras como las de la Serie ciclópea, de 1947, proyectos expositivos como los Nuevos prehistóricos que impulsó en la Galería Clan de Madrid en 1949, y encuentros como los que auspiciaron Ferrant y Mathias Goeritz en la Escuela de Altamira. Hasta 1957, Ferrant trabajó en obras primitivistas (o «primordialistas» como las denominó el crítico Juan Eduardo Cirlot) en las que investigó las formas y la expresividad ancestrales, a la vez que se centró en la originalidad y autenticidad del material. Majestad está marcada por esa interpretación de lo primitivo: la figura-diosa de la fecundidad femenina, presente en distintos períodos y localizaciones del arte prehistórico europeo, aparece aquí como figura sedente majestuosa, destacada por sus atributos maternales, de un modo similar a las diversas estatuillas de venus prehistóricas. Ángel Ferrant atribuía al hombre primitivo la capacidad de producir, de crear, en oposición a la capacidad de imitar o reproducir del arte posterior: «[El hombre primitivo] presenta, re-presenta la figura que se ha figurado; es la imagen que se ha imaginado en virtud de una impresión por la que se produce la obra impresionante. Produce, pero no re-produce».

Carmen Fernández Aparicio

Compartir