Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Lectura

+ Añadir a la visita
  • Fecha: 
    1901-1902 (ca.)
  • Técnica: 
    Óleo sobre papel pegado a lienzo
  • Dimensiones: 
    95 x 160 cm
  • Categoría: 
    Pintura
  • Año de ingreso: 
    2000
  • Nº de registro: 
    AD01528
  • Expuesto en:
Las fuentes artísticas que inspiran la obra de Julio Romero de Torres son muy variadas, desde la huella de Federico de Madrazo o Mariano Fortuny al realismo de Gustave Courbet, sin pasar por alto la producción de Aureliano de Beruete, Darío de Regoyos o Joaquín Sorolla y, por supuesto, el academicismo iconográfico extraído del folklore andaluz. Sin embargo, sus referencias fundamentales provienen sobre todo del simbolismo y el prerrafaelismo, movimientos que Romero de Torres conoce en un primer momento gracias a reproducciones fotográficas, y posteriormente durante el transcurso de sus viajes por Francia, Inglaterra, Italia, Países Bajos y Marruecos. Lectura (ca. 1901-1902) se encuadra en el período que abarca desde 1874 hasta 1908, en el que se gesta el estilo más cuajado y popular del artista, caracterizado tanto por un gran decorativismo formal como por un profundo contenido simbólico que se manifiesta a través de representaciones alegóricas. La pintura que nos ocupa adelanta ya, en efecto, lo que iban a ser las constantes de la época madura de Romero de Torres, como la precisión formal y la maestría en el dibujo. Asimismo, se aprecia ya aquí la suavidad con que el pintor iba a resolver en el futuro las carnaciones y los ropajes, en los que la luz incide sin estridencias, acentuando el ondulado plegado de las telas, bajo las cuales se adivina siempre el cuerpo de las modelos. La elaborada y minuciosa técnica empleada en esta actualizada «maja goyesca» de mirada perdida, consiste en el empleo de veladuras aplicadas sobre ligeras capas de pintura, mientras que los tonos son los habituales del pintor, fundamentalmente los pardos y grises. Junto a ellos, destacan, siempre sin estridencias, los azules, verdes, carmines y bermellones.

Paloma Esteban Leal

Compartir