Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Decret nº 1. LAISSEZ/TOUTES/Poirsp/Ectaeurs/Ceciestu/NSpectacle//VERLA_T/JEDE/Hoffnung/Zuschauer/Das iste/Ine Schau/ (Decreto nº 1. Dejad toda esperanza espectadores esto es un espectáculo)

  • Fecha: 
    1992
  • Materia: 
    Pintura industrial y acero galvanizado
  • Técnica: 
    Soldadura
  • Técnica descriptiva: 
    Es parte de una instalación creada para la Expo ‘92 de Sevilla, formada por veintitrés señales, con textos "camuflados" en diversos idiomas
  • Dimensiones: 
    300 x 100 x 17 cm
  • Categoría: 
    Instalación
  • Año de ingreso: 
    1997
  • Nº de registro: 
    AD00140-004
  • Escultura donada por la Sociedad Estatal para la Exposición Universal Sevilla 92, realizada por su autor, don Rogelio López Cuenca, con motivo de dicho acontecimiento
  • Expuesto en:
    Patio Nouvel
Decreto nº 1 fue concebida para la Expo'92 de Sevilla. El artista planteó abordar la banalización del entorno urbano a través de la señalización, siguiendo una línea habitual de su trabajo, que consiste en trasgredir los mensajes e iconos de la esfera pública. Rogelio López Cuenca diseñó un conjunto de 24 señales de formato, tipografía y color idénticos a los de las señales informativas institucionales, que se ubicarían en el interior del recinto de la exposición, pero con textos e iconos bien diferentes, marcados por la ironía y la confusión. Allí donde las señales oficiales informaban, las obras de López Cuenca desinformaban, planteando una mezcla de lenguas y una intencional disociación respecto al entorno. El título de la obra procede del texto «Decreto número 1 sobre la democratización de las artes», publicado en 1918 en la revista del grupo futurista de Moscú, en el que se promulgaba la disolución de la actividad artística en la vida cotidiana. Decreto nº 1 fue proyectada para ser instalada por todo el recinto de la Isla de la Cartuja de Sevilla durante la Exposición Universal; sin embargo, el día anterior a la inauguración las piezas fueron retiradas y almacenadas, un gesto que anuló el discurso de crítica institucional, alteración del lenguaje y apropiación del espacio público que planteaban.

Carmen Fernández Aparicio

Compartir