Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

A propósito de… Dadá ruso 1914-1924, con ILSE

29 junio, 2018 - 19:15 h

Esta visita comentada propone descubrir la vanguardia rusa de principios del siglo XX a través de la primera gran exposición concebida desde las pautas antiartísticas o antiacadémicas asociadas al movimiento internacional dadá. La I Guerra Mundial y la Revolución rusa marcaron el desarrollo de este ismo artístico, que con la afirmación da, da —sí, sí, en idioma ruso— negaban irónicamente lo “clásico” de su época.

La presencia de un Intérprete en Lengua de Signos Española (ILSE) y el préstamo de lazos de inducción magnética garantizan la plena accesibilidad de la comunidad sorda.

  • Punto de encuentro: conexión entre Edificio Sabatini y Edificio Nouvel, Planta 1

  • Aforo: 25. Hay 10 plazas reservadas a personas de la comunidad sorda
  • Duración: 1 hora

Compártelo:

Añadir a calendario
Vista de la exposición Dadá ruso 1914-1924. Museo Reina Sofía, 2018
Vista de la exposición Dadá ruso 1914-1924. Museo Reina Sofía, 2018

Al igual que los dadaístas europeos, los artistas rusos se involucraron en proyectos de agitación pública y adoptaron la negación, la ironía, el absurdo y el azar como principios básicos de su creación a través de performances sorprendentes, campañas antibelicistas, la negación del arte clásico y la innovadora forma de fusionar lo visual y lo verbal.

La exposición muestra más de doscientas obras, entre pinturas, collages, fotografías, publicaciones, películas y documentos, estructuradas en tres secciones. La primera se centra en el arte realizado con objetos que normalmente no se consideran artísticos —el denominado ready-made —, además de collages y publicaciones. La segunda sección abarca el período entre 1917 y 1924, desde el triunfo de la Revolución rusa hasta la muerte de Lenin, enfatizando en la temática propiamente revolucionaria y las nociones en torno al internacionalismo. La última analiza las conexiones entre Rusia y los centros dadaístas de París y Berlín.

El programa de visitas comentadas con ILSE favorece la inclusión y participación de personas sordas o con resto auditivo en los itinerarios habituales del Museo. Un reducido número de participantes y una cuidada selección de obras permiten articular debates que animen al visitante a desarrollar un papel activo y crítico.