Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Chip Lord. El imperio de la imagen

13 marzo, 2005 - 19 marzo, 2005 /
Edificio Sabatini, Auditorio

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ofrece una retrospectiva del trabajo de Chip Lord (Cleveland, 1944), pionero de la videocreación en Estados Unidos y cofundador del colectivo de arte y arquitectura Ant Farm, interesado en cartografiar la psique americana de los cuarenta y cincuenta sin perder de vista el acelerado cambio tecnológico del periodo de posguerra. 

Las obras realizadas por Ant Farm, cuyos integrantes (Doug Michels, cofundador, y Curtis Schreier y Hudson Marquez, que se unieron más tarde) venían del campo de la arquitectura, aportan un tratamiento de los medios de comunicación significativamente diferente al de los otros colectivos de vídeo de finales de la década de los sesenta y comienzos de los setenta: decididamente interdisciplinar, el grupo producía obras que combinaban la performance, el lenguaje de los medios de comunicación, la escultura y el diseño gráfico y arquitectónico y solían exhibir, con un desenfadado sentido del humor, la ideología contracultural propia de la época.

El automóvil es el icono central de la producción de Ant Farm y uno de los motivos visuales más representativos de la obra de Chip Lord: Two-Lane Blacktop (1971), auguraba el final del género de la road movie, pero también el final de la imagen icónica del coche solitario acelerando a través de un paisaje vacío, mientras que Easy Living (1984), realizada en colaboración con el coleccionista Mickey McGowan utilizando coches en miniatura y figuras humanas de plástico, puede ser vista como una crítica y, al mismo tiempo, una afectuosa mirada fugaz al ocio de la clase media estadounidense. Motorist (1989), es un viaje terminal, en más de un sentido, en el que Lord pone de manifiesto la contaminación de la idealización del automóvil, de la imaginación y el recuerdo de un conductor, por parte de los glamurosos anuncios de coches, a partir de los que el realizador construye un collage audiovisual con desplegables de revistas de los años cincuenta y anuncios de competiciones de coches de ensueño, conectando la fascinación individual con la obsesión colectiva por los automóviles.

En última instancia, el automóvil no se diferencia de la propia nación, propulsada a toda velocidad hacia una cultura de consumo puro y, desde este punto de vista, la obra de Chip Lord puede ser vista como una reflexión sobre los sueños y los mitos, las verdades y las mentiras, la realidad y la ficción del mundo fabricado por el american dream desde la década de los cincuenta.

Datos de la actividad

Comisariado: 
Cristina Prego de Oliver
Ver más actividades en: Cine y vídeo

Compartir

Añadir a calendario