Ibon Aranberri. Vista parcial

29 noviembre, 2023 - 11 marzo, 2024 / Edificio Sabatini, Planta 3

Ben Shahn, <em>Carnival</em> [Parque de atracciones], 1946. Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid © Estate of Ben Shahn / VEGAP, Madrid, 2023
Ibon Aranberri, Zulo beltzen geometria [Geometría de los agujeros negros], fragmento, 2019. Museo de Bellas Artes de Bilbao. Fotografía: Juantxo Egaña

Esta exposición de carácter antológico dedicada a Ibon Aranberri (Itziar-Deba, Gipuzkoa, 1969) reúne una selección de obras desde la década de 1990 hasta el presente, revisitando los distintos proyectos desde la visión actual del artista y poniendo especial énfasis en la evolución de su lenguaje a lo largo de su trayectoria.

El núcleo inicial de la muestra lo integran las obras más representativas de Aranberri, en las que deja entrever su preocupación constante por la resignificación a través de acciones políticas de lugares, ya sean espacios naturales o construidos por el humano, cuya consideración social ha ido disminuyendo y que han sido, en parte, transformados por las necesidades sociales, económicas y políticas del momento. Estas reflexiones se reflejan en propuestas como la realizada en torno al proyecto inconcluso de la central nuclear de Lemóniz, que nunca llegó a estar en funcionamiento; Exercises on the North Side [Ejercicios en el lado norte, 2007], un montaje en 16 milímetros en torno al cine de montaña como género en sí mismo; su investigación sobre la relación entre la modificación de los paisajes y los poderes políticos y económicos que pone de manifiesto en obras comoPolítica hidraúlica (2004-2010); o su acción en 2007 de bloquear el acceso a una cueva natural de Iritegui en Oñati, Gipuzkoa.

Este cuerpo de trabajos se caracteriza por su naturaleza incompleta, así como por la generación de materiales y situaciones de distinta índole y que expanden su proceso artístico. En su obra conviven los materiales documentales resultantes de los procesos de investigación con un corpus de imágenes y formas escultóricas que, con una apariencia velada o inaccesible, establecen una correlación entre su cualidad abstracta y la materialidad narrativa de los documentos. Los recuerdos materiales y huellas de estas propuestas sugieren diferentes conexiones entre tiempos pasados y presentes, que son constantes a lo largo de la muestra.

Con el objetivo de generar nuevas lecturas en torno a la práctica y trayectoria de Aranberri, la exposición se articula de manera asincrónica mediante afinidades y relaciones internas entre trabajos que el artista considera casi siempre en proceso. Se muestran obras iniciales que dialogan con otras más actuales y con las salas del Museo, adquiriendo así una dimensión específica y reforzando su relación con el espacio expositivo.