Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar
ACCESO PARA PERIODISTAS
Inicio de sesión | Registro

Un nuevo cuadro de Joan Miró llega a las paredes del Museo Reina Sofía (23/01/2015)

23/01/2015 / Edificio Sabatini

Los visitantes que se acerquen al Museo Reina Sofía a lo largo de los próximos meses, tendrán la ocasión de contemplar la pintura de Joan Miró Paysage (Paysage au coq), (1927; óleo sobre lienzo; 131 x 196,5 cm), generosamente cedida en préstamo por la prestigiosa Fundación Beyeler de Riehen/Basel (Basilea), y que viene desarrollando habitualmente una fructífera política de colaboración con el Museo que ha contribuido, entre otros logros, a la realización de importantes exposiciones temporales organizadas por ambas instituciones.

El Museo Reina Sofía cuenta entre sus fondos con una amplia representación de pinturas de Joan Miró (cincuenta y cinco en total), la mayoría de ellas del último periodo del artista. Sin embargo, no dispone de muchas pinturas datadas en la segunda mitad de la década de los años veinte y, de ellas, ninguna pertenece al grupo de los "paisajes animados". Por todo ello la exhibición de esta pieza, generosamente cedida ahora en préstamo por la Fondation Beyeler, Paisaje (Paisaje con gallo), es muy interesante en el contexto de las colecciones del propio Museo, tanto por tratarse de una obra clave desde el punto de vista artístico e histórico, como por venir a completar una faceta esencial en la trayectoria de Miró hasta ahora no representada en el Reina Sofía.

En 1911, cuando contaba dieciocho años, Miró pasa un periodo de convalecencia en la masía que poseían sus padres en Mont-roig, una población cercana a Tarragona, a la que regresará posteriormente en numerosas ocasiones. Allí, el contacto directo con la naturaleza iba a determinar la mayor parte de sus creaciones iniciales, sirviendo asimismo como punto de partida para su estilo maduro. El propio Miró reconocía sus fuertes vínculos con la campiña catalana y sus pobladores casi veinte años después, cuando ya instalado en la capital francesa, aseguraba en una entrevista: "Yo soy mucho más feliz con los agricultores de Mont-roig que [...] entre las duquesas en grandes palacios en París". (F. Trabal: "Una conversa amb Joan Miró". La Publicitat, 14 julio 1928). El resultado de su proximidad a la tierra y al paisaje catalanes sería la creación de un conjunto de obras, entre las que destaca La masía (1921-22, National Gallery of Art, Washington), emblemática pintura considerada como la obra clave del denominado periodo detallista de su autor.

Para descargar la nota de prensa completa, pulse aquí

El Museo

Material para descargar

Compartir