Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar
ACCESO PARA PERIODISTAS
Inicio de sesión | Registro

La Colección

Compartir

Con la creación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en 1990, se dio solución a la necesidad de un proyecto museístico que reflejase la contemporaneidad artística española en relación con el contexto internacional. Su colección inicial se conformó con fondos de diversa procedencia, entre ellos, los del desaparecido Museo Español de Arte contemporáneo y la colección de arte del siglo XX del Museo Nacional del Prado, que contaba con el importante conjunto de obras de Pablo Picasso relacionadas con el Guernica.

Los fondos del Museo Reina Sofía abarcan obras realizadas entre finales del siglo XIX y la actualidad. Hoy se cuenta con alrededor de 30.000 obras que dan cabida a todo tipo de técnicas artísticas: en torno a 4.100 pinturas, más de 1.700 esculturas, casi 3.600 dibujos, más de 5.500 grabados, 4.230 fotografías, 120 instalaciones y casi 40 vídeo instalaciones, más de 400 piezas de cine y vídeo, más de 100 piezas de artes decorativas y 35 de arquitectura. De ellas, sólo se exhibe, formando parte de la Colección, una selección de aproximadamente un 5%, entre las cuales, obras de Picasso, Miró, Dalí, Juan Gris, Delaunay, Braque, Yves Klein, Motherwell, Bacon, Richard Serra, Calder, Magritte, Gerard Richter, Muntadas, Pistoletto, Sol Lewitt y Marcel Broodthaers.

El recorrido, que cuenta con  numerosas e importantes novedades, se distribuye a lo largo de aproximadamente 8.750 m 2, distribuidos entre los dos edificios, Sabatini y Nouvel, que sirven para acoger unas 1000 obras en un discurso que arranca con la modernidad y llega hasta nuestros días.

Frente al relato del arte moderno, a partir de la sucesión de movimientos autónomos o de la ruptura de genios individuales, la nueva instalación de la Colección contextualiza los distintos momentos artísticos en la historia y cultura material de los siglos XX y XXI. La Colección no está ordenada de una forma lineal; la obra de los artistas no aparece necesariamente agrupada y tampoco el recorrido es estrictamente cronológico. Se trata de presentar micronarraciones, cosmologías que nos ayuden a entender y a relacionar unas obras con otras, teniendo encuenta lo que en cada momento estaba ocurriendo tanto dentro como fuera de España. La intención de esta nueva presentación es ofrecer una visión abierta y múltiple del arte de nuestra época, haciendo hincapié en la transversalidad de los discursos y en el papel del espectador como artífice de los mismos.