Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Revistas y movimiento obrero, 1926-1939

24 agosto - 30 noviembre, 2011
/
Edificio Nouvel-Biblioteca, Planta 0, Centro de Documentación y Biblioteca

Esta exposición incluye una selección de las revistas adquiridas con motivo de la exposición Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera, 1926-1939. Las revistas muestran la vinculación entre el lenguaje del documental y la conciencia obrera, indagando en la importancia de la imagen en la constitución de un nuevo ideal político y social y planteando cómo la lucha por el poder comienza en la lucha por la representación.

Esta exposición incluye las revistas más relevantes del movimiento de la fotografía obrera, sentando las bases para evaluar la relación entre el lenguaje documental y la conciencia obrera en el período de Entreguerras. Muestra una selección de revistas adquiridas con motivo de la exposición y se divide en los siguientes apartados: "De la fotografía obrera a la fotografía proletaria en la Unión Soviética"; "La Alemania de la República de Weimar"; "La Francia del Frente Popular y España en guerra".

La exposición recoge cómo el documental fotográfico proletario tiene su origen formal en la convocatoria lanzada por la revista comunista alemana AIZ (Arbeiter Illustrierte Zeitung [Periódico Ilustrado del Trabajador]) en marzo de 1926, solicitando aportaciones de fotógrafos aficionados. El movimiento tenía un vínculo estructural con la estrategia propagandística de la Internacional Comunista surgida del congreso de 1921, la revista Sovetskoe foto a partir de 1926, órgano del fotoperiodismo soviético y del movimiento amateur organizado. La experiencia de la fotografía obrera en la URSS y Alemania fue breve. En 1932, al final del primer plan quinquenal en la URSS, se disolvió la ROPF y concluyó el periodo de la denominada Revolución Cultural, la constitución de una estructura cultural proletaria dentro del Estado. El final de la organización alemana vino determinado por la subida de Hitler al poder en enero de 1933.

Para entonces, sin embargo, las ramificaciones del movimiento eran más amplias y complejas. Desde 1929 se habían constituido grupos de fotógrafos obreros en Suiza, Estados Unidos, Francia, Holanda y Gran Bretaña. Revistas ilustradas inspiradas en AIZ y vinculadas a las redes de los partidos comunistas y socialistas habían aparecido en esos mismo países, además de en Austria y Checoslovaquia. Y diferentes círculos de documentalismo o fotografía social politizada, relativamente organizados, se constituyeron en Budapest, Bratislava, Viena, Praga o México.

Con el giro estratégico de la Internacional Comunista en 1935 con el fin de contrarrestar el auge del fascismo y el nacimiento del Frente Popular en Europa, las revistas vehículo de la fotografía obrera iban a tomar un nuevo sesgo, populista y mitificador de la vida del proletariado. Primero París y luego España, con el inicio de la Guerra Civil, se convertirían en los nuevos escenarios de estos capítulos finales del movimiento.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Reina Sofía
Comisariado: 
Jorge Ribalta
Programa:
Biblioteca y Centro de Documentación

Compartir

Exposiciones actuales