Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Miquel Barceló en Silos

20 mayo - 15 julio, 2002
/
Abadía de Santo Domingo de Silos (Burgos)

Miquel Barceló (Felanitx, 1957) es uno de los pintores españoles más reconocidos internacionalmente. Su participación en la Bienal de Sao Paulo en 1981 y en la Documenta VII de Kassel al año siguiente marcan los comienzos de una trayectoria pictórica, que se consolida rápidamente durante esta década, al obtener el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1986. Barceló parte del Art Brut y el Action Painting de artistas como Jackson Pollock y se encuentra bajo la influencia de españoles como Antoni Tàpies y Joan Miró o extranjeros como Lucio Fontana y Mark Rothko. No obstante, Barceló define un peculiar estilo arraigado en lo orgánico, las texturas terrestres y la inspiración marina de su tierra natal.

La obra de este artista se ha podido ver con anterioridad en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en las exposiciones colectivas Artistas españoles. Obras de los años 80 y 90 en las Colecciones del museo en 1994 y Dibujos germinales. 50 artistas españoles. 1947-1998 durante 1998. Asimismo, en 1999 tiene lugar en las salas del Museo Reina Sofía la individual Miquel Barceló. Obra sobre papel. 1979-1999. En esta ocasión, se presenta una selección de la producción cerámica del artista en el Monasterio de Santo Domingo de Silos, lugar donde exponen con anterioridad compañeros de generación y amigos de Barceló, como José Manuel Broto y José María Sicilia. Estos tres artistas entablan amistad durante su estancia en París y son considerados durante la década de los ochenta los artistas jóvenes españoles más representativos de una escena pictórica en auge.

Barceló comienza su investigación en cerámica durante su estancia en Mali en 1995. Las elevadas temperaturas y el viento le impedían pintar, por lo que comienza a experimentar con el barro y realiza las primeras terracotas. Algunas las cocía al sol y otras estallaban en el horno pero, Barceló encuentra la metodología que le permite desarrollar su producción cerámica. En este aprendizaje es esencial su estancia en el taller de un alfarero mallorquín, donde investiga a partir de las técnicas tradicionales del barro cocido en horno de leña. En 1999 en Les Rairies (Francia), trabaja junto a los maestros artesanos Armelle y Ugo Jakubec. Allí realiza piezas de mayor tamaño para preparar su exposición en el Musée des Arts Décoratifs de París, que tiene lugar al año siguiente.

En esta exposición en el Monasterio de Silos se exhiben doce cerámicas, que prueban la destreza alcanzada por Barceló con el barro y los engobes. Al conjunto se unen tres pinturas: Ostras, Granadas y Las cebollas amarillas, realizadas en el 2001. Los cuadros contienen pequeñas estalactitas producidas por la fuerza de la gravedad, al ser pintados al revés.

Durante 2001 y 2002, Barceló colabora con una fábrica cerámica de tradición centenaria en Vietri (Italia), donde crea piezas concretas, al tiempo que trabaja en la gran piel cerámica para la capilla de San Pedro de la Catedral de Palma, inspirada en el milagro evangélico de la multiplicación de los panes y los peces. Precisamente, las obras Pan y Panes y peces I y II presentes en esta exposición, pertenecen a esta temática.

Se exhiben también un conjunto de jarras como Copa para sacrificios (1999) y Mapamundi III (1999) en las que las calaveras humanas son el motivo central. Tres cráneos de caballo y uno de mulo (2000) y Dinosaurio fósil I en las que el barro adquiere un relieve óseo, Jarra cerdita (1999) y Camello (1999), que representa a los animales alrededor de la vasija como si la estuvieran sujetando en pie con su propio cuerpo y Peces blancos con anzuelo (2001), una jarra de cuya boca surge un anzuelo con cebo al que acuden tres peces, que suben desde la base hasta el cuello de la pieza para alcanzar el alimento.

Otros dos peces surgen de la placa de barro Bandeja con dos peces (2001) y nadan por su superficie de pigmentos en movimiento. Por último, se expone también el cuenco Restos de ensalada (2001), una ensaladera que contiene en su fondo un relieve de las hojas sobrantes y completa la muestra del artista, que ha encontrado en el barro uno de sus mejores medios de expresión.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
Comisariado: 
Enrique Juncosa

Compartir

Exposiciones actuales