Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Los humoristas del 27

28 febrero - 18 abril, 2002
/
Edificio Sabatini, Planta 3

La declaración de Pedro Laín Entralgo, “hay una Generación del 27, la de los poetas, y otra Generación del 27, la de los “renovadores”-los creadores más bien- del humor contemporáneo”es la reflexión que enmarca esta exposición sobre aquellos artistas que dedicaron sus esfuerzos creativos a lo que Ramón Gómez de la Serna, padre intelectual de esta generación y protagonista de una muestra este mismo año dedicada a su figura en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, denominó “humorismo”. 1�ld�i le='mso-bidi-font-style:normal'>Collaborations-Basquiat Clemente Warhol. La diferencia de edad entre los artistas –Warhol por aquel entonces tenía 56 años, Clemente 32 y Basquiat 24– no hizo sino enriquecer el proyecto.

En esta exposición en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía se muestra, por primera vez en España, un conjunto de cuarenta y siete obras de las cuales diez pertenecen a la colaboración entre Warhol, Basquiat y Clemente. Cada uno de ellos trabajaba por separado en el lienzo que era luego entregado al siguiente para que continuara pintando sobre él. Lo hacían de manera independiente, sin consultarse aspectos como la iconografía, estilo, tamaño, técnica, sin embargo, los resultados parecen fruto de una planificación mayor. Entre los presentes en la muestra destacan algunos como: Pure (Puro), Premonition (Premonición), Pole Star (Estrella Polar) o Pimple Head (Cabeza de grano). De la colaboración entre Warhol y Basquiat se exponen treinta y tres lienzos fechados en 1984 y 1985 entre los que se encuentran Chair (Silla), Drug King (Rey de la Droga), 6.99, Ailing Ali In Fight Of Life (Ali enfermo en la lucha por la vida), Mind Energy (Energía Mental) o Sin More (Peca más), alcanzando este último los cinco metros de largo.

Se encuentran también presentes en la muestra dos colaboraciones entre Basquiat y Clemente: Kiss (Beso) y Number five (Número cinco), ambos de 1984, así como el retrato que Basquiat hace de Clemente en 1982, un año después de que el italiano llegara a Nueva York y la acuarela en la que Clemente inmortaliza a Basquiat en 1986, dos años antes de su fallecimiento.

Los años veinte y treinta fueron la época dorada del humor en España. El clima parecía ser proclive, por lo que las manifestaciones humorísticas aprovecharon para reproducirse en diferentes medios y formatos. En su ensayo La deshumanización del arte, Ortega y Gasset describió la comicidad como una cualidad inherente a la inspiración joven y un rasgo propio de las nuevas estéticas. Verdaderamente, el humor no se mantuvo al margen de los movimientos de vanguardia, sino que los supo reinterpretar en una nueva clave.

Este homenaje a esa “otra generación” se centra en ocho nombres fundamentales para la escena humorística española durante la década de los veinte y treinta: Antoniorrobles, Bon, Enrique Jardiel Poncela, K-Hito, José López Rubio, Miguel Mihura, Edgar Neville y Tono. El deseo de todos ellos de acercarse al público y procurar la mayor difusión posible les llevó a elegir como vía de expresión fundamental el cine, los periódicos y las revistas, medios de masas del momento. Su ingenio se transmitió en los comienzos a través de la revista Buen Humor, publicada por primera vez en 1921.

Las revistas de quiosco estaban en auge y muchas de ellas eligieron el humor como línea editorial. Los artistas presentes en esta exposición mantuvieron una relación directa con algunas de las publicaciones más reseñables de estos años. José López Rubio fue redactor del Semanario Satírico ilustrado. K-Hito fue director del Semanario español de humorismo y de Macaco, el periódico de los niños. Antoniorrobles dirigió El perro, el ratón y el gato, Semanario de las niñas, los chicos, los bichos y las muñecas. Miguel Miura estuvo al cargo del Semanario de los soldados y creó y dirigió la mítica revista de humor La Codorniz de 1941 a 1944.

El teatro, el cine y la narrativa fueron desarrollados con éxito también por muchos de ellos. Poncela y Mihura destacaron en el teatro del absurdo. López Rubio tuvo una intensa carrera como dramaturgo y una inmersión profunda el mundo del cine de más de una década en Hollywood, una industria que Poncela y Neville también conocieron de cerca. Su dedicación a la pedagogía convirtió a Antoniorrobles en renovador del libro infantil, buscando la inserción activa del niño en el entorno real sin renunciar a la fantasía. Neville publicó durante los años veinte diversos cuentos y novelas, así como una obra de teatro escrita conjuntamente con López Rubio. La dimensión plástica fue desarrollada ampliamente por Bon y K-Hito, expertos caricaturistas y por Tono, cuyos dibujos geométricos le llevaron también a la prensa francesa.

Esta exposición presenta una panorámica extensa de las actividades de estos creadores multidisciplinares a través de un conjunto de revistas, carteles, libros, dibujos, escenografías y objetos diversos con el objetivo de acercar al público el genio creativo de estos ocho artistas, maestros del humor español.

Datos de la exposición

Organización: 
Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía
Comisariado: 
Patricia Molins
Artistas
Antoniorrobles (Antonio Joaquín Robles Soler), Bon (Roman Bonet Sintes), Enrique Jardiel Poncela, K-Hito (Ricardo García López), José López Rubio, Miguel Mihura, Edgar Neville, Tono (Antonio Lara de Gavilán) Ver más

Compartir

Exposiciones actuales