List of selected artworks. Maps for the tour in the museum

Preview

Search

The Biosca Archive

The Biosca gallery,  located at Calle Génova no. 11, in Madrid, opened for the first time on November 15th, 1940, with an exhibition of sculptures by Josep Clará.  Founded by Aurelio Biosca, a Catalan painter who had begun to act as an art dealer in Barcelona in the 1930s, Biosca soon became the most important gallery in post-war Madrid, hosting shows by the most prominent artists in the national art scene of that period. Fruit of the friendship between Aurelio Biosca and Eugenio d'Ors, the gallery served as the meeting place for the platform Academia Breve de la Crítica de Arte and it also hosted the Salón de los Once and the Antológicas exhibitions. Aurelio Biosca was one of the first gallery operators to show works by the group El Paso, the Madrid School, Antonio López or Tàpies in Madrid. Other great gallery operators and dealers worked at the gallery as well, such as Juana Mordó (from 1958 to 1963) and Leandro Navarro (for eight years starting in 1971). Upon the death of its founder in 1996, Biosca closed its doors, with an exhibition of paintings by the architect Miguel Fisac.

In 2009, Luis Biosca, Aurelio's son, donated the gallery's archives to the Museo Reina Sofía Library and Documentation Centre. These archives contain the documentation generated by the gallery throughout its 56 years of activity, with a highly varied range of documents, in terms of both the media used and their content: handwritten texts, correspondence, administrative documents, press clippings, photographs, transparencies, catalogues, newspapers and magazines, pamphlets, invitations and other types of ephemeral printed items.

  • A., M.Cuarenta años de la Galería Biosca. In El Imparcial, n. 921 (Madrid, 27 November 1980), pp. 23
  • Arte para después de una guerra. Madrid: Regional Ministry of Education and Culture, Department of Cultural Heritage, 1993.
  • Aurelio Biosca y el arte español. Madrid: Spanish Ministry of Culture, Publications Division, 1998.
  • Un decenio de arte moderno, 1940-50. Madrid : Galerías Biosca, 1951.
  • Fernández Polanco, Aurora. “Las galerías de arte en el Madrid de postguerra: su labor de transformación en el panorama artístico nacional”. In Villa de Madrid, n. 97-98 (Madrid, 1988), pp. 5-27
  • Sánchez-Camargo, Manuel. Historia de la Academia Breve de la Crítica de Arte : homenaje a Eugenio d’Ors. Madrid: s.n., 1963] (Langa y Cía., imp.).
  • Tusell, Javier; Martínez Novillo, Álvaro. Cincuenta años de arte : Galería Biosca, 1940-1990. Madrid: Turner, 1991.
  • Vaquerizo, Isabel. “Aurelio Biosca, 50 aniversario de la Galería”. In Correo del arte, n. 78 (Madrid, 1991), pp. 11-16.

The Biosca Archive houses material from between 1940 and 1996 and it consists of 7 classification files, 35 albums, 161 folders, 491 envelopes and 62 document portfolios. The documentation was generated by the gallery throughout its 56 years of activity and the typology of its documents is quite varied, in terms of both the media used and their content: handwritten and typewritten texts, letters, administrative documents, press clippings, photographs, transparencies, catalogues, newspapers and magazines, pamphlets, invitations and other types of ephemeral printed items, all donated by Luis Biosca (Madrid) in 2009.

 

Consult the complete Biosca archive:

 

  

La Galería Biosca y el arte español


El 15 de noviembre de 1940 se inauguró en la Galería Biosca una exposición de obras del escultor José Clará, a la que siguió, casi un mes después, una del pintor Francisco Domingo. Ambos artistas eran catalanes, como Aurelio, el fundador de la galería identificada con su primer apellido: Biosca. La apertura de la galería trajo aire fresco al arte madrileño, viciado por el academicismo reinante, por lo que muy pronto se convirtió en lugar obligado para quienes deseaban la renovación del arte, especialmente del ámbito madrileño, pero también del resto del país. Aurelio Biosca supo conciliar los intereses de personalidades destacadas de la cultura oficial, como entre otros, el director del Museo Nacional de Arte Moderno y buena parte de los miembros de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, con las de otras personas, pertenecientes a las generaciones de posguerra, siempre manteniendo una posición independiente.

La galería Biosca es conocida en la historiografía del arte español contemporáneo sobre todo por haber sido lugar de reunión de la Academia Breve de Crítica de Arte (ABCA), cuya cabeza rectora fue el crítico, filósofo y ensayista Eugenio D’Ors Rovira, así como por los Salones de los Once y las exposiciones Antológicas, ambos organizados por esa Academia. Precisamente, la primera exposición con la que la ABCA se presentó públicamente en Madrid se celebró en Biosca, donde se exhibió un cuadro de Isidre Nonell.

En su medio siglo de existencia por la galería Biosca pasaron artistas muy diferentes, pintores, escultores, ceramistas, dibujantes, diseñadores, ... La mayoría figurativos, pero también abstractos, españoles y extranjeros, de varias generaciones, desde los mayores nacidos con el cambio de siglo, hasta los más jóvenes formados en los años cuarenta, cincuenta y sesenta. Artistas pertenecientes a tendencias diversas, algunos muy vanguardistas, otros en cambio, vinculados con la tradición. La nómina de quienes escribieron en los catálogos editados por la galería incluye a gran parte de los críticos, estudiosos, ensayistas, escritores, poetas, tanto del mundo artístico madrileño como del resto del estado, especialmente de Cataluña. El denominador común de toda esta actividad se puede resumir con las palabras del propio Aurelio Biosca “Nunca he considerado el arte como moda pasajera, porque lo importante y auténtico perdura”.

Observada desde la perspectiva actual lo más destacable de la trayectoria de la Galería Biosca es la amplia diversidad de las exposiciones y colaboraciones relacionadas con las mismas. Biosca, junto con otras galerías madrileñas, contribuyó a cambiar el gusto y a abrirlo a horizontes más amplios. Su lugar en la historia del arte español se debe tanto a su papel de difusión cultural, como al de la renovación artística auspiciada por la seriedad y coherencia de la línea estética marcada por un nivel de calidad.  Por ello, la consulta de los fondos de su archivo es imprescindible para la historia del arte español del siglo XX.

            Ángel Llorente Hernández y Silvia Biosca   

Obras en la Colección adquiridas a la Galería Biosca

 Imágenes pendientes por actualización de base de datos 

Share

Imagen de la fachada de la Galería Biosca