Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Western Round Table (Mesa redonda de Occidente)

  • Fecha: 
    2007
  • Edición/Nº de ejemplar: 
    1/3
  • Descripción del medio: 
    Dos proyectores de cine (16 mm), dos loopers y dos películas de sonido
  • Sonido: 
    Sonido óptico
  • Categoría: 
    Cine, Instalación
  • Año de ingreso: 
    2009
  • Nº de registro: 
    AD05147
La obra de Rosa Barba, basada en la utilización del medio cinematográfico, se sitúa en un espacio y un tiempo indeterminados para crear, por un lado, relatos híbridos entre la ciencia-ficción y el documental, y, por otro, instalaciones con un marcado carácter escultórico en las que los elementos propios del cine como el proyector, el haz de luz y el celuloide asumen todo el protagonismo. En Western Round Table (Mesa redonda de Occidente, 2007) la disposición de los dos proyectores de 16mm –en el suelo, enfrentados y proyectándose mutuamente película en blanco que genera una sombra en la pared opuesta- junto con el sonido –confeccionado a partir de fragmentos de dos películas de Fellini– sugieren la idea de conversación. Algo refrendado por el título, que nos conduce al punto de partida de la obra, el simposio The Western Round Table on Modern Art celebrado en 1949 en San Francisco. El objetivo de este encuentro era «aportar una representación de la opinión mejor informada del momento para influir en cuestiones del arte actual» y contó con ponentes como Marcel Duchamp, Frank Lloyd Wright, Mark Tobey y Gregory Bateson. La respuesta, no falta de ironía de Barba, se manifiesta en la colección de ruidos y palabras inconexas de la banda sonora que contrasta con el tono serio y erudito de las declaraciones de aquel grupo de hombres definiendo cuáles eran los caminos a seguir por el arte. La función de archivo inherente a todo el trabajo de Barba junto al uso anacrónico del cine foto-químico, en vías de desaparición, sitúan su obra en la misma línea de trabajo de artistas como Dorit Margreiter, David Maljkovic y Florian Pumhösl, representados también en la colección del Museo Reina Sofía.

Cristina Cámara Bello

Compartir