Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Untitled (Sin título)

+ Añadir a la visita
  • Philip Guston Montreal, Canadá, 1913 - Woodstock, Nueva York, EE.UU., 1980
  • Fecha: 
    1968
  • Técnica: 
    Carboncillo sobre papel
  • Dimensiones: 
    Soporte: 45,5 x 60,5 cm
  • Categoría: 
    Obra sobre papel, Dibujo
  • Año de ingreso: 
    2008
  • Nº de registro: 
    AD05003
  • Expuesto en:
Tras el paso de Philip Guston por el expresionismo abstracto, la tendencia imperante en Estados Unidos durante los años cincuenta, el artista recupera la figuración a través de un dibujo simplificado y con una intensa carga poética. Guston introduce una imaginería íntima que hace referencia a temas universales desde la perspectiva de lo que él consideraba «lo tangible». La necesidad de superar la apariencia física para dotar de un contenido más profundo a sus obras, le obligaba a un proceso de desarrollo estilístico en pos de un nuevo camino dentro del lenguaje figurativo tradicional que fusionara significado y estructura.
A través de las diferentes series de dibujos se muestra la recuperación de la figura humana y de los objetos, que presenta tanto en series como individualizados, pero siempre con un carácter de absolutos: personajes encapuchados, suelas de zapatos, planchas, edificios, libros. Ese encapuchado del Ku Klux Klan será uno de sus motivos iconográficos más recurrentes, representación del propio artista y a la vez ejemplo de su reflexión sobre los aspectos más crudos de la realidad social. La figura se convierte en motivo de transición entre los objetos animados e inanimados, como los relacionados con sus propias actividades cotidianas y de su entorno. Son objetos que exploran el componente poético del mundo material que le rodea, dando respuesta a acontecimientos contemporáneos como la guerra de Vietnam o los conflictos sociales y raciales de finales de los años sesenta y principios de los setenta con los que Guston dibujaba su propia cartografía de la realidad.

Ruth Gallego Fernández

Compartir