Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Les tombeaux (Las tumbas)

  • Fecha: 
    1996
  • Materia: 
    Madera, tela, bombillas, papel y cristal
  • Técnica descriptiva: 
    Instalación formada por siete tumbas de madera y metal forradas de tela negra, noventa y dos cuadros negros con cristal y veinte bombillas
  • Dimensiones: 
    Obra completa: dimensiones variables / Pieza 01: 230 x 160 x 46 cm / Pieza 02: 199 x 140 x 45 cm / Pieza 03: 179 x 150 x 46 x 46 cm / Pieza 04: 157 x 130 x 46 x 46 cm / Pieza 05: 150 x 150 x 44 cm / Pieza 06: 118 x 140 x 46 cm / Pieza 07: 118 x 140 x 46 c
  • Categoría: 
    Instalación
  • Año de ingreso: 
    1999
  • Nº de registro: 
    AD01128
Les tombeaux (Las tumbas) es una instalación que conforma un espacio de apariencia fúnebre relacionado con la conmemoración de seres humanos anónimos ausentes. Las lámparas débiles evocan, de acuerdo con el simbolismo religioso tradicional de las velas, la vulnerabilidad de la existencia humana o la permanencia del alma de los difuntos; junto a ellas, una serie de portarretratos negros enmarcan espejos que devuelven la imagen del propio espectador que se acerca a ellos; así, este sustituye con su reflejo la imagen de los fallecidos rememorados. Christian Boltanski trabaja con las sensaciones y connotaciones que formas reconocibles, ambientes y escenografías asociadas a rituales o hábitos vitales humanos pueden suscitar en el espectador. Con estos elementos aborda temas como el olvido y la memoria, la pérdida y la muerte. Asocia así la restauración de temáticas del Barroco con un interés más contemporáneo por el poder de la imagen en la sociedad actual. Sobre esta cuestión, el artista ha declarado: «En las sociedades tradicionales, la muerte era algo menos problemático porque la idea de progreso no tenía la misma presencia y la supervivencia del grupo o de la familia era más importante […]. Alguien dijo: “Hoy morimos dos veces: una primera vez en el momento del fallecimiento, y la segunda cuando nadie te reconoce ya en la fotografía”».

Carmen Fernández Aparicio

Compartir