Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Tête dans la nuit (Cabeza en la noche)

  • Joan Miró Barcelona, España, 1893 - Palma de Mallorca, España, 1983
  • Fecha: 
    1968
  • Materia: 
    Bronce
  • Técnica: 
    Fundición a la cera perdida y patinado
  • Dimensiones: 
    71,5 x 36 x 31 cm / Base: 4 x 36 x 31 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    1987
  • Nº de registro: 
    AS10550

Entre 1928 y 1934 Joan Miró se acerca a las técnicas del collage y de la construcción de objetos como una práctica anti-pictórica de rebelión frente a los conceptos tradicionales del arte. En su último período, a partir de los años sesenta, se propone crear una serie de obras que mantengan su antigua y fascinante atracción por el objeto, pero con una inequívoca voluntad de constituirse en corpus escultórico, que le conduce a la utilización de una técnica milenaria de esta disciplina: la fundición.
La colección de esculturas de Miró del Museo Reina Sofía, compuesta por 43 obras fechadas entre 1967 y 1981, responde a este criterio. Son obras que surgen a partir de los más variados y siempre humildes objetos, y que tras un largo proceso de definición en el que realiza multitud de dibujos y croquis, es finalizado con la fundición y el patinado del bronce en el taller de Parellada de Barcelona.
Tête dans la nuit (Cabeza en la noche, 1968) es una escultura en la que, como en otros casos, aparece la referencia a la idea de la pintura. Es una obra de desarrollo vertical construida mediante el ensamblaje de un tronco, el marco roto de un cuadro y otros elementos como un aro y un plato en el cual aparecen formas modeladas que representan el rostro. El protagonismo esencial que en esta obra tiene el marco, que ensancha y aporta volumen a la figura, nos hace pensar que la intención del artista es hacer ineludible al espectador la referencia a la pintura como objeto, a la vez que como medio de evocación del sueño, la noche o la poesía. El marco vacío, como elemento de proyección espacial, contrasta con la materialidad rugosa del rostro modelado y las referencias a la acción de pintar, evidentes en los chorretones que deja ver la pátina original de la escultura.

Carmen Fernández Aparicio

Compartir