Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Senza titolo (Scala) (Sin título [Escalera de mano])

  • Fecha: 
    1970
  • Materia: 
    Acero, cobre, plomo, luces de neón, unidad de refrigeración y transformador
  • Técnica: 
    Ensamblaje
  • Dimensiones: 
    234 x 220 x 90 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    1989
  • Nº de registro: 
    AS11021
Un año después de la muestra inaugural del arte povera en la galería La Bertesca de Génova en septiembre de 1967, Pier Paolo Calzolari se vinculó a las actividades de este grupo hasta aproximadamente el inicio de la década de los setenta. A la voluntad de recuperar estructuras, objetos y materiales obsoletos y ajenos a la modernidad que preconizó el povera, con su vocación por mantener sistemas productivos artesanales, Calzolari unió su interés por dar una realidad física y emocional a sus obras tridimensionales. El crítico Bruno Corà habló en este sentido de una especie de «fiebre alquímica», ya que para Calzolari los materiales son tanto más válidos cuanto mayor es su pureza física y sus posibilidades de transmutación, mientras que sus formas reniegan de lo ortogonal y buscan la curva barroca. Senza titolo (Scala) (Sin título [Escalera de mano]) está formada por una estructura de latón con forma de escalera, escarchado gracias a un sistema de refrigeración eléctrica, que reposa sobre un pavimento de plomo, y que se sitúa ante una inscripción en neón en la que se lee: «L’aria vibra del ronzio degli insetti» (El aire vibra con el zumbido de los insectos). Las estructuras escarchadas de Calzolari han sido interpretadas como referencias existenciales. En Senza titolo (Scala), la materia transformada (el hielo) y su contraposición a los elementos verbales en neón, demuestran el interés por el estado fenoménico de la materia (agua, hielo, aire) y el valor simbólico de la escalera, que Corà considera «símbolo del eje del universo, sobre el cual se efectúa el movimiento perpetuo ascendente y descendente».

Carmen Fernández Aparicio

Compartir