Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

El pintor y la modelo

  • Fecha: 
    1963
  • Técnica: 
    Óleo sobre lienzo
  • Dimensiones: 
    130 x 195 cm
  • Categoría: 
    Pintura
  • Año de ingreso: 
    1988
  • Observaciones: 
    Año de ingreso: 1988 (procedente de la ordenación de fondos del Museo Español de Arte Contemporáneo, MEAC)
  • Nº de registro: 
    AS02035
  • Obra en préstamo. Exp.: «Picasso y la modernidad española. Obras de la colección del Museo Nacional de Arte Reina Sofía». Centro Cultural Banco do Brasil, São Paulo (Brasil), 25/03/2015-08/06/2015. Centro Cultural Banco do Brasil, Río de Janeiro (Brasil), 23/06/2015-07/09/2015

Pablo Picasso tiene 83 años cuando realiza, en 1963, las tres pinturas de la serie El pintor y la modelo pertenecientes a las colecciones del Museo Reina Sofía. En su larga trayectoria ha desplegado todos los recursos pictóricos, dando lugar, con sus sucesivos lenguajes, a momentos clave de la historia de la pintura. En este último período Picasso retoma con fuerza el tema de El pintor y la modelo, representado desde sus primeras obras clasicistas, y a lo largo de toda su producción en distintas versiones y estilos. En estos años su proceso creativo continúa desarrollándose de forma compulsiva, materializado en una intensa producción en la que llega a pintar dos lienzos al día. El último Picasso asume la revolución de la pintura moderna, creada en gran parte por él mismo, y la tradición, estableciendo un diálogo con los maestros de pasado en la representación de un tema clásico en la historia de la pintura europea. El orden de sucesión de la serie El pintor y la modelo en la que se centra prioritariamente entre 1963 y 1965, datada con exactitud por Picasso, permite establecer un proceso que habla básicamente de la relación del artista con la pintura, el pintor frente a la representación del modelo. Picasso, ya lejos de París, replegado en el interior de su estudio, vuelve la pintura sobre sí misma subrayando su capacidad de resistencia frente a los lenguajes dominantes en los años sesenta, utilizando el lienzo, el espacio pictórico, como esencia de la práctica artística, en una experimentación constante con los límites de la pintura, que protagoniza también su última obra.

Compartir