Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

El peine del viento I

+ Añadir a la visita
  • Fecha: 
    1952
  • Materia: 
    Chapa de hierro
  • Técnica: 
    Forja, recortado y soldadura
  • Dimensiones: 
    81,3 x 76 x 30 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    1988
  • Observaciones: 
    Año de ingreso: 1988 (procedente de la ordenación de fondos del Museo Español de Arte Contemporáneo, MEAC)
  • Nº de registro: 
    AS04703
  • Expuesto en:
En su obra abstracta, Eduardo Chillida respondió a una concepción del mundo como una realidad formada por dualidades y oposiciones y basada en los conceptos de ritmo, rumor y música como resonancias de la vivencia espacial. Peine del viento I se refiere a «la oposición entre el hierro y el aire» como ejemplo de la «oposición universal», según la expresión del poeta Octavio Paz, que identificó el lenguaje de Chillida con el mundo de opuestos descrito por los filósofos presocráticos griegos. Otros críticos coetáneos, como Vicente Aguilera Cerni, trabaron el enlace entre Chillida y la relación del pueblo vasco con lo atávico y lo mitológico: «La abrumadora fuerza de su lenguaje nace de las tradiciones nacionales, de las legendarias mitologías y de los simbolismos espontáneos del pueblo vasco». La obra del escultor enlaza con concepciones profundas y arraigadas sobre el mundo, que el artista describió abiertamente como base de la universalidad de un lenguaje artístico que indagaba sobre los conceptos de tiempo, espacio, materia y espíritu. En Peine del viento I trata uno de sus conceptos esenciales, el de límite: el espacio queda definido por los diversos planos entrecruzados que limitan aquello que antes de la presencia de la escultura era un vacío inaprensible. En 1970 Chillida explicó este concepto en los términos siguientes: «El límite es el verdadero protagonista del espacio; como el presente, otro límite, es el verdadero protagonista del tiempo. […] Los espacios con los que trabajo son virtuales o inaccesibles».

Carmen Fernández Aparicio

Compartir