Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

One and Three Chairs (Una y tres sillas)

  • Fecha: 
    1965
  • Materia: 
    Fotografía en blanco y negro y silla
  • Técnica: 
    Ampliación fotográfica
  • Técnica descriptiva: 
    Obra formada por una silla de madera, la fotografía de la silla y ampliación fotográfica de la definición de la voz «silla» en el diccionario
  • Dimensiones: 
    Pieza derecha: 52 x 80 cm / Pieza izquierda: 110 x 60 cm / Pieza central: 81 x 40 x 51 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    2000
  • Nº de registro: 
    AD01495
Joseph Kosuth escribió: «El arte que yo denomino conceptual lo es porque se basa en una investigación en torno a la naturaleza del arte». One and Three Chairs (Una y tres sillas) se considera una de las primeras obras conceptuales que el artista concibió, siguiendo un criterio que él mismo calificó como «antiformalista» y que, con un sentido tautológico, se aproxima a una misma reflexión desde tres persepectivas diversas: mediante el objeto (la silla), su representación o índice (la fotografía de la misma silla), y dos elementos lingüísticos (la palabra que designa al objeto y su definición). Kosuth llama de ese modo la atención sobre un triple código de aproximación a la realidad: un código objetual, un código visual y un código verbal (referente, representación y lenguaje). Se trata de una obra emblemática del germen del arte conceptual que algunos críticos, como Catherine Millet, han considerado, en contradicción con las intenciones de Kosuth, un ejemplo de formalismo, basándose en la definición de formalismo de Clement Greenberg: aquello que remite en exclusiva al arte, al hecho de que una obra solo habla de la obra misma. Esta autodefinición de la obra de arte es para Millet, «la regla de los artistas conceptuales, que han construido todo un sistema de análisis teórico que permite definir una obra de arte, una actividad artística y el modo en que esta encuentra su vía de realidad».

Carmen Fernández Aparicio

Compartir