Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

De ochtend die avond zal zijn (El amanecer que llegará a ser crepúsculo)

  • Fecha: 
    1993
  • Materia: 
    Metal y escayola
  • Técnica: 
    Ensamblaje y soldadura
  • Técnica descriptiva: 
    Instalación formada por dos piezas
  • Dimensiones: 
    95 x 420 x 60 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    1997
  • Nº de registro: 
    AD00209
A principios de la década de 1980, tras diez años dedicada a la creación en vídeo, la artista belga Lili Dujourie se orientó hacia una escultura realizada con terciopelos fruncidos y plegados, centrada en la melancolía y la indagación sobre el concepto romántico de lo sublime. Sus esculturas e instalaciones, realizadas en materiales con un componente preciosista, y fruto de un trabajo delicado, muestran una disposición final que bascula entre lo teatral y lo íntimo. La instalación De ochtend die avond zal zijn (El amanecer que llegará a ser crepúsculo) está formada por dos piezas de grandes dimensiones, que se alejan de su obra de la década de los ochenta realizada con terciopelo y asumen una mayor implicación tridimensional forzando el trampantojo mediante la utilización de un material frágil y versátil como la escayola que imita texturas de tejidos. En su obra, los títulos hacen referencia a sensaciones derivadas de la observación de la naturaleza, a una relación específica entre el sujeto y el paisaje, entre cultura y naturaleza, en pos de una reflexión sobre el proceso artístico y conceptos asociados a él como la belleza y la ilusión. Así, De ochtend die avond zal zijn trasciende su apariencia minimalista y hunde sus raíces tanto en el interés conceptual por el proceso creativo como en la tradición de la naturaleza muerta y el preciosismo, decorativismo y teatralidad de los pintores primitivos flamencos.

Carmen Fernández Aparicio

Compartir