Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Mao-Hope March (Marcha de Mao-Hope)

+ Añadir a la visita
  • Fecha: 
    1966
  • Edición/Nº de ejemplar: 
    Ilimitada
  • Descripción del medio: 
    Película 16 mm, también transferida a vídeo (DVD)
  • Duración: 
    4'24''
  • Color: 
    Blanco y negro
  • Sonido: 
    Sonido óptico
  • Categoría: 
    Cine, Performance
  • Año de ingreso: 
    2009
  • Nº de registro: 
    AD05483
  • Donación Sharon Avery-Fahlström, 2009
  • Expuesto en:
La película Mao-Hope March (Marcha de Mao-Hope) recoge la marcha callejera organizada en 1966 por Öyvind Falhström: siete jóvenes se manifestaron por la Quinta Avenida de Nueva York llevando pesados carteles con seis fotos del cómico norteamericano Bob Hope y una de Mao Tse Tung, entre los que existe una inquietante semejanza. El cronista radiofónico Bob Fass grabó los comentarios de la gente y las respuestas a la pregunta que la performance planteaba sobre su propio estado de felicidad, en alusión a la búsqueda de esta como derecho reconocido en la constitución de Estados Unidos. En la relación entre las dos imágenes icónicas se descubre un sutil discurso revolucionario, característico de la obra de Falhström, situada en torno al malestar que conduciría a las protestas de 1968. La película constituye además un ejemplo de su personal visión de la performance, desarrollada a partir de su llegada a Nueva York en 1961 e influenciada por el Living Theater, la obra de John Cage y el arte popular. La performance, al mismo tiempo, también puede leerse como un ácido comentario sobre las estrategias de propaganda del arte pop más ortodoxo, que comenzaba a dominar el sistema del arte y que Fählstrom criticaría en todo su trabajo como superficial, así como una llamada de atención acerca de cómo la imagen de líderes políticos y celebridades del espectáculo resultaba intercambiable en un momento en que la esfera política se entremezclaba con la industria del entretenimiento.

Cristina Cámara Bello

Compartir