Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Long Gone

  • Fecha: 
    2006
  • Edición/Nº de ejemplar: 
    1/3+2 P.A.
  • Descripción del medio: 
    Instalación sonora formada por dos canales
  • Duración: 
    2'05''
  • Sonido: 
    Sonido estéreo
  • Categoría: 
    Instalación, Arte sonoro
  • Año de ingreso: 
    2009
  • Nº de registro: 
    DE01981
  • Expuesto en:
    Terraza Edificio Nouvel
Susan Philipsz plantea en esta instalación sonora una exploración de las propiedades escultóricas y psicológicas del sonido. La mayoría de sus obras utilizan como principal instrumento expresivo la voz de la artista, quien a pesar de no ser una profesional del canto, suele interpretar piezas a capella. El carácter amateur de su delicada voz, los silencios, el sonido de su respiración para recuperar el aliento y la ausencia de acompañamiento, envuelven al espectador de una cercanía e intimidad, poco frecuente en un espacio expositivo, que suscita cierto extrañamiento. La pieza Long Gone incita al desplazamiento por el espacio en la búsqueda del origen de las ondas sonoras y sugiere un recorrido, un paseo melancólico y solitario. Philipsz acude especialmente a la música popular, por su capacidad para adentrarse en la memoria colectiva y provocar reacciones personales conectadas con sentimientos como la idiosincrasia histórica, cultural o política. La obra toma su título de la canción homónima de Syd Barretts –miembro fundador del grupo de rock sicodélico Pink Floyd, al que abandonó por sus problemas siquiátricos y el consumo de drogas-, perteneciente a su primer álbum en solitario The Madcap Laughs (1969). De este modo, se apropia del estribillo y lo reinterpreta de forma reiterativa, en línea con la cadencia serial de la performance practicada por los artistas conceptuales de los años sesenta. La misma estrofa es cantada una y otra vez en una escala descendente, de forma que transmita una sensación de ausencia, de pérdida, de vuelta al pasado en el presente. De este modo, la voz de la artista, descorporeizada, envuelve al público para conformar una fisicidad inmaterial y subjetiva, que fuerza al espectador a establecer un nuevo diálogo con su propio cuerpo y el espacio que le rodea.

Lola Hinojosa

Compartir