Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Íntimo y personal

+ Añadir a la visita
  • Fecha: 
    1977
  • Técnica: 
    Tipografía y gelatinobromuro de plata sobre papel
  • Técnica descriptiva: 
    Conjunto formado por una partitura (impresión tipográfica sobre fotografía de época), veintiuna fotografías (copias de época) y veinte fotografías (copias de 1992)
  • Dimensiones: 
    Partitura: 35 x 23,8 cm / Fotografía: 21 x 12 cm
  • Categoría: 
    Performance, Fotografía
  • Año de ingreso: 
    2010
  • Nº de registro: 
    AD05830
  • Expuesto en:
Esther Ferrer había trabajado sobre el cuerpo en performances anteriores, pero Íntimo y personal tiene lugar en un contexto que carga esta obra de significados: el estallido del fenómeno del «destape» cinematográfico español y el auge del arte feminista a escala internacional. La performance planteaba a sus participantes la posibilidad de medir partes del cuerpo, del propio y del de los demás. Según la propia artista, la acción estaba basada en la falocéntrica necesidad de control y medición. La acción consistía en tomar nota de las medidas de partes del cuerpo de diferentes personas, vestidas o desnudas, de pie o tumbadas, por parejas, en grupos o en solitario. Respecto a los resultados de las mediciones, las instrucciones de Ferrer planteaban diversas opciones, tendentes a desvelar el carácter improductivo de la acción de medir que centra la performance: «1) Si ha anotado los números en la pizarra, sumarlos cuidando de no equivocarse, pero sin temor a hacerlo. Puede también anotarlo en el suelo y pasearse por encima (lo que facilitará su encuentro con los otros); 2) Puede repetir el número cuantas veces lo desee al ritmo de su canción o sinfonía preferida; 3) Puede hacer realmente lo que tenga ganas, solo o con aquellos a quienes su proposición interese; 4) Puede marcharse tranquilamente; 5) Puede quemar en un cenicero todos los números o puntos o notas pegadas en su cuerpo, etc.». La obra establece así una crítica radical a la representación del cuerpo (en especial del femenino, pues las fotografías documentan la acción de medición sobre la artista), así como la mercantilización del ser humano que conlleva la eliminación de la esfera de lo privado.

Carmen Fernández Aparicio

Compartir