Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Influencia cultural, y nada más que cultural, de la mujer en las artes arquitectónicas, visuales y otras

  • Fecha: 
    1975
  • Materia: 
    Fotografía en blanco y negro, madera y pintura
  • Técnica: 
    Ensamblaje
  • Dimensiones: 
    70 x 120 cm / Por pieza: 9 x 13,5 cm / Por pieza: 13,5 x 9 cm
  • Categoría: 
    Instalación, Fotografía
  • Año de ingreso: 
    2011
  • Nº de registro: 
    AD06372
Paz Muro es una de las pioneras del arte conceptual y efímero en España durante los años setenta y una de las representantes del giro teatral de la década siguiente. Sus intervenciones, happenings y performances, demuestran la singularidad e independencia de un trabajo que refleja una noción de la práctica artística vinculada a lo lúdico y a la literatura. Poco tiempo después de su participación en los Encuentros de Pamplona, realizó Propuesta de transformación de la realidad a partir de un fenómeno natural (1972), una obra que avanza presupuestos del Land Art en España. Influencia cultural, y nada más que cultural, de la mujer en las artes arquitectónicas, visuales y otras, analiza, por el contrario, el rol atribuido a la mujer en la memoria pública. Surgida del desacuerdo de la artista ante la celebración del Año Internacional de la Mujer y presentada en la exposición La mujer en la cultura actual, la obra está formada por un cuadro con cuatro desplegables de fotografías, realizadas junto a Pablo Pérez Mínguez. En estas, se aprecian diversas estatuas femeninas presentes en los monumentos de la ciudad de Madrid. Las estatuas repiten la figura alegórica de la virtud y las artes o la musa inspiradora, aludiendo así a la mujer como mito excluido de la historia. «Por eso –dice la artista– las fotografiamos y se colocaron en un cuadro, que tenía cuatro ventanitas, con puertas, y en cada una había un desplegable, de doce fotos, que se podían sacar, y de acuerdo con la sensibilidad del observador, encerrarlas en un “estuche”».

Carmen Fernández Aparicio

Compartir