Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Femme sur la place d'un cimetière (Mujer en la plaza de un cementerio)

  • Joan Miró Barcelona, España, 1893 - Palma de Mallorca, España, 1983
  • Fecha: 
    1981
  • Materia: 
    Bronce
  • Técnica: 
    Fundición a la cera perdida y patinado
  • Dimensiones: 
    60,5 x 58,5 x 50,9 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    1987
  • Nº de registro: 
    AS10566

Entre 1928 y 1934 Joan Miró se acerca a las técnicas del collage y de la construcción de objetos como una práctica anti-pictórica de rebelión frente a los conceptos tradicionales del arte. En su último período, a partir de los años sesenta, se propone crear una serie de obras que mantengan su antigua y fascinante atracción por el objeto, pero con una inequívoca voluntad de constituirse en corpus escultórico, que le conduce a la utilización de una técnica milenaria de esta disciplina: la fundición. La colección de esculturas de Miró del Museo Reina Sofía, compuesta por 43 obras fechadas entre 1967 y 1981, responde a este criterio. Son obras que surgen a partir de los más variados y siempre humildes objetos, y que tras un largo proceso de definición en el que realiza multitud de dibujos y croquis, es finalizado con la fundición y el patinado del bronce en el taller de Parellada de Barcelona. Femme sur la place d’un cimetière (Mujer en la plaza de un cementerio, 1981) es una obra muy original dentro de la producción de Miró por su formato arquitectónico. Un modelo que podría evocarnos algunas de las obras cargadas de onírica melancolía del primer Giacometti, aunque con muy diferente configuración. Miró parte de varios objetos de uso común como son: la tapa de una caja de cartón, cajas de cerillas y una varilla de caña, para disponerlos sobre varios tablones que hacen de base. En el espacio así configurado, aparece diminuta la figura modelada de la mujer pájaro, y centrando la composición, un gran espacio vacío, que podría evocar el espacio fugado de la pintura, aludiendo a una forma cargada de enigma en torno a la idea de la muerte, a la que hace referencia el título de la obra.

Carmen Fernández Aparicio

Compartir