Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Composición

+ Añadir a la visita
  • Fecha: 
    1933
  • Técnica: 
    Óleo y arena sobre lienzo
  • Dimensiones: 
    73,5 x 100 cm
  • Categoría: 
    Pintura
  • Año de ingreso: 
    1993
  • Nº de registro: 
    DE00215
  • Expuesto en:
El interés de Benjamín Palencia por el arte rupestre se remonta probablemente a los primeros años de la estancia del artista en Madrid, lo que ratificaría la presencia en su biblioteca de una antigua publicación de Hugo Obermaier y el conde de la Vega del Sella dedicada a las pinturas de la cueva del Buxu, en Asturias. Toda la confesada admiración de Palencia por lo primitivo, lo prehistórico, y en definitiva, por lo primigenio y exento de artificio, tendrá su correlato plástico en sus obras de entre 1932 y 1934, es decir, las realizadas en pleno apogeo de la Escuela de Vallecas, como esta Composición, de 1933. Sin renunciar en ningún momento a un abundante empleo de la materia, Palencia recupera la figura, al tiempo que las formas adquieren movimiento y evocan los materiales orgánicos, en representaciones de seres intermedios entre los reinos vegetal, animal y mineral. Uno de los temas más decididamente surrealistas, el de la metamorfosis, irrumpe así en estas composiciones que recrean fósiles, tauromaquias y, en suma, todos aquellos motivos identificables con los arquetipos de la cultura hispánica, que Palencia asimila a la realidad rural castellana.

Paloma Esteban Leal

Compartir