Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Chabajel ta vaechil (Labrando en sueños)

  • Serie: 
    Creencias
  • Fecha: 
    1995
  • Técnica: 
    Gelatinobromuro de plata sobre papel
  • Dimensiones: 
    Imagen: 15,8 x 23,5 cm
  • Edición/Nº de ejemplar: 
    2/20
  • Categoría: 
    Fotografía
  • Año de ingreso: 
    1999
  • Nº de registro: 
    AD01499

Mi chijchabaj ta jvaechtike, yu'un oy buch'u chcham.
Si uno sueña que está labrando, es que alguien va a morir.

El Proyecto Fotográfico Chiapas es una iniciativa de la estadounidense Carlota Duarte, en colaboración con Sna Jtz’ibajom (La Casa del Escritor) en San Cristóbal de las Casas, que permitió a artistas indígenas como Maruch Sántiz Gómez utilizar la fotografía como vehículo de expresión creativa. Su primer proyecto, Creencias de nuestros antepasados, en el que trabaja desde 1994, pretende documentar y recoger las tradiciones del pueblo tzotzil que los mayores se han encargado de transmitir y que las nuevas generaciones están perdiendo. Para ello, Sántiz Gómez se traslada a las distintas localidades de Chiapas para conversar con sus habitantes más ancianos. Posteriormente, mediante imágenes en blanco y negro y, en los últimos tiempos también en color, Sántiz Gómez fotografía con una estética minimalista los objetos o animales a los que estas creencias hacen referencia así como una recreación del entorno familiar. Junto a las fotografías se adjunta un texto en tzotzil y su traducción al castellano o inglés, lo que obliga a considerar ambos elementos consustanciales e inseparables del proyecto Creencias. Es por esto que algunos críticos han incorporado la obra de Sántiz Gómez a los parámetros de lo conceptual además de indicar su capacidad para actualizar las tradiciones visuales y orales gracias a la fotografía y una iconografía propia. A pesar de haber sido recibida de manera positiva, Creencias también ha suscitado debates en torno al arte indígena en México y a la idealización del mismo por parte de la crítica.

Diego Fraile Gómez

Compartir