Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Cama y dos mesitas de noche atacando violentamente a un violonchelo

  • Fecha: 
    1983
  • Técnica: 
    Óleo sobre lienzo
  • Dimensiones: 
    60 x 73 cm
  • Categoría: 
    Pintura
  • Año de ingreso: 
    1990
  • Nº de registro: 
    AS11181
  • Legado Salvador Dalí, 1990

El deterioro del estado de salud de Salvador Dalí a partir del fallecimiento de su esposa Gala, merma sus capacidades físicas y su dedicación a la pintura, que entra en su fase final con las  obras pintadas durante el año 1983. El artista mantiene vivo su interés por las nuevas teorías del conocimiento que le animan a realizar una serie de obras inspiradas en la “Teoría de las catástrofes” del matemático francés René Thom. La teoría proponía una nueva explicación sobre el estudio de los fenómenos naturales, aplicando el término catástrofe en el sentido de cambio brusco o discontinuidad. En Cama y dos mesitas de noche atacando violentamente a un violonchelo Dalí realiza una composición en la cual la cama y las mesitas de noche adquieren una cualidad dinámica para escenificar un repentino ataque a un violonchelo en un espacio que evoca un dormitorio. Es ahí donde el pintor pasa ahora la mayor parte del día, postrado en la cama, sin apenas movilidad, y en un estado de duermevela en el que se producen sueños, visiones y alucinaciones, dejando al descubierto el más puro inconsciente daliniano. Ignacio Gómez de Liaño en El camino de Dalí (Diario personal, 1978-1989) (Siruela, 2004), refiere que Antonio Pitxot, apoyo fundamental en los últimos años de vida del artista, contaba que Dalí sufría alucinaciones y estaba pintando un cuadro “fabuloso”, hecho con recuerdos antiguos, que según Gómez de Liaño podría tratarse de este. A través de ese estado irracional e inspirándose en la idea del cambio brusco de René Thom, el artista recupera algunas de las claves de su época surrealista y del “método paranoico-crítico” al proponer una interpretación “delirante” de los objetos de la realidad.

Ruth Gallego Fernández

Compartir