Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Barre de bois cubique (Vara de madera cúbica)

+ Añadir a la visita
  • Fecha: 
    1971
  • Materia: 
    Madera lacada
  • Técnica descriptiva: 
    Obra formada por cuarenta segmentos de madera con pintura lacada negra, azul, amarilla, naranja, roja, morada y verde
  • Dimensiones: 
    196,2 x 4,8 x 4,2 cm
  • Categoría: 
    Escultura
  • Año de ingreso: 
    2011
  • Nº de registro: 
    AD06360
  • Expuesto en:
Las barras de André Cadere plantean un debate en torno a los sistemas artísticos, en la línea de la crítica institucional. Estas piezas rompieron las fronteras entre pintura y escultura de forma muy diferente a como lo habían hecho los artistas minimalistas estadounideneses, pues están hechas a mano por el artista y se enfrentan directamente a las convenciones institucionales. Barre de bois cubique (Vara de madera cúbica) fue realizada en 1971 y se compone de 40 segmentos cúbicos con los colores negro, azul, morado, rojo, verde, naranja y amarillo. Una de las cuatro caras del prisma que estos cubos forman es monocroma, por lo que mantiene el vínculo con el concepto de pintura –que impone un punto de vista frontal–, algo que en las posteriores barras circulares de Cadere desaparece de una forma más explícita. La obra, de hecho, representa el último eslabón previo a la realización exclusiva de barras redondas a partir de 1971. Dado que permite su disposición tanto sobre el suelo como sobre la pared, en diferentes posiciones y ángulos, Barre de bois cubique obliga a ser pensada en cada espacio en el que se expone y tomar decisiones sobre qué zonas deben quedar visibles; en definitiva, sobre el punto de vista que la institución que la acoge impone al espectador. Así, la regularidad geométrica de la obra contrasta con las diversas posibilidades de presencia en el espacio, algo que responde al interés de Cadere, en primer lugar, por la introducción del error en las sucesiones matemáticas y, en segundo lugar, por la idea de la obra de arte como un elemento itinerante.

Carmen Fernández Aparicio

Compartir