Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Barquillero en la Moncloa

  • Fecha: 
    1908 / Copia póstuma, 1984
  • Técnica: 
    Gelatinobromuro de plata sobre papel
  • Dimensiones: 
    29,5 x 39,7 cm
  • Categoría: 
    Fotografía
  • Año de ingreso: 
    1988
  • Nº de registro: 
    AS10885
Pionera en el género del reportaje periodístico en España, esta fotografía es un documento del modo de vida urbano de principios del siglo XX, en la que el protagonista es el trabajador a pie de calle. A diferencia de otros vendedores ambulantes, el barquillero gozó de la simpatía de los madrileños. Personaje costumbrista, era frecuente verle bajar en primavera de las merindades castellanas a ejercer como asalariado de un patrón, casi siempre por cinco o seis duros al mes, alpargata y comida. A voces, vendía con gracia barquillos de canela haciendo las delicias de los niños, ya que a la venta del dulce se unía el juego de azar. El tambor cilíndrico que llevaba a las espaldas tenía en la tapa su nombre grabado y una ruleta que se hacía girar. Según el número que salía se conseguían más o menos barquillos, aunque como recoge la zarzuela Agua, azucarillos y aguardiente, era habitual que la ruleta se trucase. El fotógrafo Alfonso Sánchez García recoge una de estas escenas en los Altos de la Moncloa, en la que el joven barquillero vestido con pantalón de pana, blusón y boina, espera a que el hombre que acompaña a los cuatro chicos –que ya han ganado un barquillo «listo», más largo que los habituales– ponga cinco céntimos más para una nueva tirada.

Almudena Cruz Yábar

Compartir