Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Exposiciones

Resultados

  • Vista de sala de la exposición. Salomé, un mito contemporáneo, 1875-1925, 1995
    24 octubre, 1995 - 2 enero, 1996

    El mito de la princesa judía Salomé cuenta con una especial incidencia en las artes plásticas del último tercio del siglo XIX y hasta el triunfo del Art Déco en la Exposition des Arts Décoratifs (París, 1925). Esto sucede porque alimenta a su vez uno de los mitos consustanciales del cambio de siglo: el de la mujer fatal y desencadena el gusto por la profusión ornamental basada en el arabesco que hace suyo y con el cual se identifica el Simbolismo finisecular.

  • José Luis Fernández del Amo. Exposición “Otro Arte”, Sala Negra
    20 octubre, 1995 - 6 enero, 1996
    Programa: Biblioteca y Centro de Documentación

    José Luis Fernández del Amo (Madrid, 1914-1995) fue el primer director del nuevo Museo de Arte Contemporáneo entre 1952 y 1958, años en los que se advierte un fuerte cambio en la definición de lo moderno y lo contemporáneo en la sociedad y la cultura españolas. Él es ahora el protagonista de la segunda exposición documental de la serie Plataformas de las vanguardias en España organizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

    Biblioteca y centro de documentación
  • Jose Mª Ucelay. Neskatil-bat (una muchacha), 1922. Óleo sobre lienzo. Museo de Bellas Artes de Bilbao
    18 octubre, 1995 - 22 enero, 1996

    Sumida en crisis los presupuestos de la vanguardia europea de las primeras décadas del siglo XX -incluidas propuestas propias como el Ultraísmo- la crítica española afronta el comienzo de los años veinte con la necesidad de una renovación que suponga la inserción de Madrid en el panorama artístico internacional. La Sociedad de Artistas Ibéricos nace a finales de 1924 con el propósito de renovar tanto el arte como la relación con el público, pues, como señalaban los firmantes en su primer Manifiesto (Alfar, septiembre 1924): “el horizonte de la actividad artística está por configurar. El único árbitro posible es un público informado”. Además de una exposición, conferencias y multitud de revistas especializadas, participan en la reactivación del arte español en un momento en el que uno de los principales objetivos es la transformación de la política cultural española definida bajo la dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1931)

  • 11 octubre, 1995 - 4 noviembre, 1996

    Tomando como punto de partida la exposición de 1987 La Imagen Sublime. Vídeo de creación en España (1970-1987), que tuvo lugar en el por aquel entonces Centro de Arte Reina Sofía, surge esta exposición igualmente dedicada al videoarte en España. El objetivo de esta nueva muestra es doble: por un lado, se propone mostrar las últimas videocreaciones producidas en el territorio nacional y, por otro, evaluar la evolución que esta nueva disciplina ha sufrido en los ocho años de distancia que separa ambas exposiciones.

  • Vista de sala de la exposición. Modigliani. La colección Paul Alexandre, 1995
    3 octubre, 1995 - 9 enero, 1996

    La breve e intensa trayectoria de Amadeo Modigliani (Livorno, Italia, 1884 - París, 1920) constituye el origen de su leyenda como artista maldito. Esta exposición, evita caer en el mito y muestra un artista desconocido, a través del conjunto de cuatrocientos dibujos que pertenecieron a su gran amigo, el doctor Paul Alexandre.

  • Vista de sala de la exposición. Frank Stella, 1995
    26 septiembre, 1995 - 9 enero, 1996

    Frank Stella (Malden, Massachusetts, 1936) irrumpe en el panorama artístico neoyorquino coincidiendo con el reconocimiento de la segunda generación del Expresionismo Abstracto. En sus primeros trabajos, artistas como Barnet Newman, Jasper Johns, Jackson Pollock y Ad Reinhardt constituyen la base pictórica de la trayectoria de Stella que en menos de dos años alcanza la subversión de esa herencia. Para él, “la abstracción ha de crear una ilusión habitable, a la que el espectador pueda entrar y tenga ganas de participar en la actividad del cuadro”.

  • Benjamín Palencia. Tierras silúricas / Las perdices, 1931. Pintura. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    19 septiembre - 27 noviembre, 1995

    La renovación del arte español en el primer tercio del siglo XX pasa por la figura de Benjamín Palencia (Barrax, Albacete, 1894-Madrid, 1980), quien por su zigzagueante trayectoria, reflejo del espíritu de época que pretende aunar vanguardia y tradición, participa de la diversidad de escenarios, lenguajes y temas que configuran el denominado Arte Nuevo español. Éste, defendido por José Ortega y Gasset, Moreno Villa y Manuel Abril entre otros, refiere a “la vinculación del arte realizado en el interior de la geografía española con la vanguardia y el Movimiento Moderno europeos”, como señala el crítico de arte Eugenio Carmona. 

  • Vista de sala de la exposición. Ana Prada, 1995
    6 junio - 7 agosto, 1995

    Ana Prada (Zamora, 1965) muestra una de las nuevas vías por las que discurre la práctica de la escultura española contemporánea. En su obra, el trabajo manual es un proceso y constituye un acto poético que transforma objetos y materiales extraídos de la vida cotidiana (rulos, pinzas de pelo, tetillas de biberones, medias de nylon o cuchillos de plástico). En palabras de la profesora y crítica de arte Estrella de Diego, estos elementos son “entidades que se expanden con apariencia de objetos, eso sí, en el que las cosas son instrumentos al servicio de la mecánica, de la progresión”. Las catorce piezas que componen esta exposición corresponden a proyectos ideados en los últimos seis años e ilustran este fenómeno de la poetización del objeto, como Gusano geométrico (1994), 20 costuras (1994) o Trenza azul (1994).

  • Vista de sala de la exposición. Eugenia Balcells. Sincronías, 1993 Fotografía: Javier Campano
    6 junio - 7 agosto, 1995

    Protagonista de la corriente de arte conceptual surgido en Cataluña a finales de los años sesenta y con una carrera desarrollada principalmente en Nueva York, Eugènia Balcells (Barcelona, 1943) es una de las pioneras españolas en el uso del vídeo y su adopción como medio y soporte artístico. Bajo el título Sincronías, presenta en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía cinco instalaciones en las que incide en la práctica del videoarte, pero a diferencia de sus anteriores proyectos de orden sociológico, cultural o antropológico, ahora el ser humano se erige en el tema absoluto. 

  • Vista de sala de la exposición. Galería Multitud, 1995
    1 junio - 1 septiembre, 1995
    Programa: Biblioteca y Centro de Documentación

    Esta exposición forma parte del ciclo Plataformas de la Vanguardia en España, organizado por el Centro de Documentación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía con el propósito de revisar las galerías españolas y nombres propios más destacados en el estudio y difusión del arte español contemporáneo. En este caso, la reunión de un considerable número de documentos (fotografías, revistas, catálogos, etc.) permite reconstruir la trayectoria de la madrileña galería Multitud (1974-1978) a partir de las exposiciones que organizó.

    Biblioteca y centro de documentación
  • Vista de sala de la exposición. Brassaï. Del surrealismo al informalismo, 1994
    30 mayo - 25 septiembre, 1995

    La obra de Brassaï, pseudónimo de Gyula Halász, [Brassó, Hungría (actual Rumanía), 1899 - Beaulieu-sur-Mer, Francia, 1984] es considerada parte indispensable de la cultura visual y poética moderna que se genera en el París de entreguerras. Tras una estancia en Berlín, se instala en la capital francesa en 1924. La ciudad y los habitantes marginales más alejados de las convenciones establecidas, enseguida se convierten en el principal objeto de su obra.

  • Yves Klein. Monodorado sin título (MG 23), 1961. Pintura. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    23 mayo - 29 agosto, 1995

    Durante su corta carrera artística -iniciada como tal en 1955- Yves Klein (Niza, Francia 1928 - Paris, 1962) se entrega por completo a una práctica artística de marcado carácter experimental, abundando en la poesía de lo ilimitado y con un evidente trasfondo espiritual. Sus propuestas suponen un desafío constante a las nociones de valor en arte y una radical revisión del papel del artista y del espectador. Para Sidra Stisch, comisiaria de la exposición, el trabajo de Klein “no sólo avanzó el diálogo del arte desarrollando alternativas innovadoras, sino que pone de relieve sus vínculos con los debates filosóficos, los avances tecnológicos y las circunstancias culturales y socio-económicas de mediados del siglo XX, la época posterior a la Segunda Guerra Mundial”.

  • Pablo Palazuelo. Otoños, 1952. Pintura. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    25 abril - 21 agosto, 1995

    En el panorama artístico español de la segunda mitad del siglo XX, Pablo Palazuelo (Madrid, 1915-2007) defiende y practica un arte analítico y por ello representa la voluntad de explorar lo material y simbólico del universo a través del lenguaje geométrico.

  • Vista de sala de la exposición. Luz del norte, 1995
    30 marzo - 15 mayo, 1995

    La exposición Luz del Norte, trata las diferencias y puntos de encuentro entre los principales centros artísticos europeos y los países nórdicos en el cambio de siglo. Las tendencias estilísticas y las gramáticas pictóricas desarrolladas entre 1878 y 1912 se despliegan a través de un centenar de pinturas, realizadas por cuarenta y seis artistas originarios de Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia.

  • Vista de sala de la exposición. Tony Cragg, 1995
    21 marzo - 22 mayo, 1995

    La escultura contemporánea se caracteriza por un radical proceso renovador que se inicia a finales de los años cincuenta. Dicha renovación se lleva a cabo fundamentalmente a través de tres vías: la reconsideración de los materiales tradicionales y la inclusión de otros tomados de la vida cotidiana, la desfetichización del objeto escultórico y la entrada en juego de otros valores espaciales, de escala y de ocupación. Tony Cragg (Liverpool, 1949) participa en la renovación de la escultura desde las mencionadas tres vías y toma como referencia a los artistas Minimal, las manifestaciones del Arte Povera y el trabajo de Richard Long; puesto que en su opinión “en lugar de remitirse a formas previas, han creado un nuevo lenguaje de las formas, han logrado una reflexión motivada por los aspectos formales mismos”.

  • Julio González. Barba y bigote, 1936. Dibujo. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    13 marzo - 18 abril, 1995

    En la carrera artística de Julio González (Barcelona, 1876-Arcueil, Francia, 1942) se advierten dos etapas separadas por los años 1927-1929, momento de su colaboración con Pablo Picasso. La primera está marcada por su formación como orfebre y la práctica de la pintura mientras que, en la segunda, se produce su dedicación final por la escultura.

  • Joan Miró. Partida de campo II, 1967. Arte gráfico. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    21 febrero - 27 abril, 1995

    Por su voluntad y disposición al aprendizaje continuo, Joan Miró (Barcelona, 1893-Palma de Mallorca, 1983) logra ampliar su campo de creación, al trabajar con distintos medios y soportes como pintura, escultura, cerámica o grabado. Tras las exposiciones dedicadas anteriormente a su faceta de escultor (Miró escultor, 1986), y pintor (Joan Miró. Campo de estrellas, 1993), Miró grabador en los fondos del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía se centra en su obra gráfica y contribuye a su consideración como artista polifacético. Al tiempo, evidencia la correspondencia estilística entre obras en las fronteras del Surrealismo y la Abstracción, realizadas con diferentes técnicas a lo largo de toda su trayectoria. La exposición se compone de una selección de cien grabados, de los más de cuatrocientos que conserva el Museo, así como de dieciséis libros ilustrados por él, que muestran el papel fundamental que la poesía desempeña en la obra de este artista.

  • Vista de sala de la exposición. Natividad Navalón, 1995
    7 febrero, 1995 - 13 marzo, 1995

    La instalación protagonista de la exposición de Natividad Navalón (Valencia, 1961) se concibe y realiza ex profeso para el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. En ella lleva hasta sus últimas consecuencias la vía iniciada en una obra anterior: Lugares de ausencia (1991), sobre la representación de la densidad de la ausencia, entendida como presencia invisible. Ahora con el SIDA como realidad -asunto sobre el que se construye esta instalación-, la noción de ausencia se reserva para los olvidados, los desatendidos y los marginados. Navalón utiliza una práctica conceptual fundamentada en la metáfora y la elipsis, y presenta un proyecto en el que aúna la emoción de la muerte y la poética del olvido con la solemnidad del monumento conmemorativo.

  • Vista de sala de la exposición. Robert Irwin, 1995
    7 febrero - 10 abril, 1995

    El trabajo de Robert Irwin (Long Beach, California, 1928) se define por el tránsito desde una pintura gestual rica en texturas hasta la exploración de los límites entre arte y percepción. Esta exposición retrospectiva presenta un análisis de su trayectoria, que el propio artista rechaza vincular con el Expresionismo, el Arte Minimal o con la arquitectura y urbanismo.