Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Exposiciones

Resultados

  • Susana Solano. Impluvium, 1987. Escultura. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    10 diciembre, 1992 - 17 febrero, 1993

    Protagonista destacada de la renovación de la escultura española en los años ochenta y con una reconocida proyección internacional (Documenta de Kasel, 1987 y 1992; Bienal de Venecia 1988), Susana Solano (Barcelona, 1946) presenta en Madrid una selección de sesenta y cinco obras que permite trazar una mirada retrospectiva a su trayectoria. Sus primeros trabajos escultóricos datan de 1979, entonces Solano aprende a conjugar las exigencias formales del Minimalismo -las lecciones plásticas de Carl André, Richard Serra y Donald Judd- con alusiones y temas autobiográficos y subjetivos, dando lugar a una escultura que reclama una lectura simbólica y “equívocamente monumental”, en palabras de Teresa Blanch, comisaria de la exposición. En este sentido, compara a Solano con Julio González, pues "comparte con el artista catalán la búsqueda de tensión expresiva entre el interior y el exterior y la creación abstracta de espacios simbólicos”.

  • Iván Zulueta. Arrebato, 1979. Vídeo. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    1 diciembre, 1992 - 18 enero, 1993

    Con el deseo de dar continuidad a la Bienal de la Imagen en Movimiento’90 proyecto iniciado en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía hace dos años, la actual  Bienal de la imagen en movimiento ´92. Visionarios españoles repite una organización similar a la convocatoria precedente, pero con la diferencia de que todas las obras seleccionadas, expuestas y proyectadas corresponden a creaciones realizadas por artistas españoles. La bienal, aun ideada como exposición, se complementa con un ciclo de proyecciones de cine y de vídeo, “las cuales son una lógica expansión de la exposición”, tal y como lo plantean los comisarios de la muestra, Carlota Álvarez Basso y Joseba M. Lopezortega.

  • Antoni Tàpies. Pintura, 1955. Pintura. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    6 octubre - 6 diciembre, 1992
  • Wifredo Lam. Natividad, 1947. Pintura. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    29 septiembre - 14 diciembre, 1992

    Romper con los tópicos sobre los que se ha fundamentado la trayectoria del pintor Wifredo Lam (Sagua la Grande, Cuba, 1902-París, 1982) es uno de los propósitos de esta exposición. La reducción de la biografía artística de este pintor a su origen cubano, a su estancia en España, a la influencia directa de la obra de Picasso y a su amistad con el grupo surrealista en París y en Estados Unidos; han dejado fuera elementos relevantes que sirven para ofrecer una lectura de Lam más completa. Así pues, esta exposición pretende insertarlo en un debate, constante a lo largo de la primera mitad del siglo XX, en el que lo moderno se confronta con lo primitivo.

  • Juan Dolcet. Manolo Millares, 1971. Fotografía. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    7 julio - 28 octubre, 1992
    Programa: Biblioteca y Centro de Documentación

    El Centro de Documentación y Biblioteca del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, realiza desde comienzos de los años noventa una serie de exposiciones de carácter más documental, en un pequeño espacio expositivo. Dentro de esta línea, se dedica una muestra a la obra de Juan Dolcet (Madrid, 1914-1990), uno de los más destacados fotógrafos de la denominada Escuela de Madrid. Dolcet forma el grupo junto a Gerardo Vielba, Fernando Gordillo, Paco Gómez o Gabriel Cualladó y su ámbito de acción se sitúa entre el retrato y el reportaje social.

    Biblioteca y centro de documentación
  • Exhibition view. Clyfford Still (1904 – 1980), 1992
    23 junio - 31 agosto, 1992

    Esta exposición permite comprobar que en la obra de Peter Halley (Nueva York, 1953) subyace una crítica que va más allá de la crítica al arte geométrico más profunda a la cultura posmoderna y al acervo sociocultural y artístico en el que ha crecido. Para ello retoma recursos formales propios de la pintura abstracta y del Expresionismo (pintura de campos de color color-field y de transiciones netas entre los campos de color hard edge), y otros métodos característicos del pop (resignificación del concepto de serie y trabajo realizado con la ayuda de colaboradores)

  • Vista de sala de la exposición. Arte Pop, 1992
    23 junio - 14 septiembre, 1992

    El Arte Pop, entendido como una manifestación de carácter internacional que irrumpe a finales de los años cincuenta, que no cuenta con un manifiesto y que es heterogénea en las técnicas, los presupuestos y los medios empleados, constituye el eje que articula esta exposición.

  • Carmen Laffon. Coto Doñana (El coto desde Sanlúcar), ca. 1977. Pintura. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    13 mayo - 13 julio, 1992

    Dentro de la denominada pintura realista española de la segunda mitad del siglo XX, Carmen Laffón (Sevilla, 1934) destaca por una obra en la que los objetos y los escenarios cotidianos se convierten en la excusa para pintar atmósferas íntimas y emotivas, las cuales traslucen una existencia al tiempo plácida y solitaria. A largo de más de treinta años de carrera, los temas que dominan su producción artística son el paisaje y el bodegón. A estos se añade el retrato, que practica tanto desde la pintura y el dibujo como desde la escultura, en la que se introduce a mediados de los años sesenta.

  • Vista de sala de la exposición. Clyfford Still (1904 – 1980), 1992
    7 abril -1 junio, 1992

    Acorde a la voluntad de Clyfford Still (Grandin, Dakota del Norte, 1904 - Baltimore, Maryland, 1980) de que su obra sea conservada y expuesta como una unidad, la Albright-Knox Art Gallery (Buffalo, EE.UU.) y el San Francisco Museum of Modern Art son las dos instituciones norteamericanas que albergan las mayores colecciones de su pintura. Para esta exposición se han reunido treinta y cinco lienzos procedentes de estas dos colecciones, lo que supone un hecho sin precedentes que permite contemplar la obra de Still en su conjunto y descubrir a la vez a un artista complejo e independiente.

  • Vista de sala de la exposición. Rosemarie Trockel, 1992
    31 marzo - 17 mayo, 1992

    En la década de los noventa, el factor crítico se convierte en uno de los principales argumentos en la práctica artística para una generación que, rompiendo definitivamente con los límites de los géneros, los medios y los soportes; continúa el camino emprendido en los años setenta por artistas como Joseph Beuys (cuestionamiento de los materiales artísticos tradicionales) y Andy Warhol (por el establecimiento de la relación directa entre arte, consumo y producción en serie). Además, numerosos son los casos en los que el valor crítico acaba erigiéndose en categoría estética. Rosemarie Trockel (Schwerte, Alemania, 1952) es una de las representantes más destacadas de esa generación, afanada en cuestionar las imágenes, los signos y los mensajes consensuados por la cultura y la tradición. Con su trabajo, Trockel pretende hacer pensar en las posibilidades alternativas que encierra el signo, evidenciado que el significado no es un factor inherente a éste, sino algo inestable, una atribución histórica y contextualmente condicionada.

  • Marcel Broodthaers. Panel with Eggs and Stool, 1966. Instalación. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    24 marzo - 1 junio, 1992

    El comienzo de la década de 1960 significa el inicio de una etapa dominada por la actitud crítica, e incluso subversiva, “contra la ideología del arte y contra el arte convertido en ideología”, en palabras de Catherine David, comisaria de la muestra junto con Veronique Dabin. Los temas, los soportes y los materiales empleados (no artístico mayoritariamente) unidos a una común actitud crítica contra “la institución”, evidencian la voluntad de los creadores de llevar hasta los límites el acto estético en la era del capitalismo avanzado. Es en ese escenario donde aparece Marcel Broodthaers (Bruselas, 1924 - Colonia, Alemania, 1976), instalado entonces en París y trabajando como incipiente escritor y crítico de arte.

  • Vista de sala de la exposición. Suiza visionaria, 1992
    10 marzo - 18 mayo, 1992

    En esta exposición, lo extraño y lo heterogéneo se superponen a la idea de arte nacional, pues se somete a crisis la pretendida existencia de una categoría estilística referida a la expresión plástica del espíritu de nación, en este caso la suiza. Suiza visionaria reúne las obras de más de cincuenta artistas de origen suizo, que parten de planteamientos formales y estéticos muy distintos (Abstracción Constructiva, Surrealismo, Conceptual, Arte Cinético o Neodadaísmo) Esta diversa selección de artistas abarca desde autores del siglo XV como Niklaus von Flüe; hasta Sophie Taeuber-Arp, Meret Oppenheim, Markus Raetz, Jean Tinguenly y Daniel Spoerri, pasando por Caspar Wolf y Heinrich Füssli.

  • 3 marzo - 19 abril, 1992

    Armando Reverón (Caracas, 1889-1954) es uno de los artistas venezolanos más destacados de la primera mitad del siglo. Su persona y su obra quedan determinadas por la construcción de su identidad artística desde la noción del “buen salvaje”.

  • Vista de sala de la exposición Richard Serra, 1992
    28 enero - 29 marzo, 1992

    La escultura en el siglo XX encuentra en Richard Serra (San Francisco, 1939) a uno de los artífices de la recuperación de sus valores consustanciales: el peso, la masa, la monumentalidad y la voluntad de permanencia; al tiempo que con sus presupuestos escultóricos propone la consideración activa del espectador y formula una necesaria relación entre escultura y espacio. 

  • Vista de sala de la exposición. Robert Gober, 1992
    14 enero - 8 marzo, 1992

    Robert Gober (Wallingford, Connecticut, 1954) destaca por la reivindicación de una subjetividad radical en un momento en el que las manifestaciones artísticas, en su mayoría, destilan las estrategias del pensamiento moderno o posmoderno sobre problemas formales o teóricos y por otro lado, se alinean con la práctica pictórica neoexpresionista. Su obra, además de contener fuertes resonancias autobiográficas, privilegia la emoción frente al concepto. Su discurso artístico es crítico, sin adscribirse por ello, a la “producción simulacionista neoyorquina llamada <<crítica>>”, como apunta Catherine David, comisaria de la muestra; sino que “invita a una nueva lectura del arte norteamericano de los últimos treinta años, a reconsiderar el rechazo (y el desconocimiento) del formalismo, y al reconocimiento (…) de la diversidad de las influencias y herencias culturales complejas desarrolladas por varias generaciones de artistas a partir del surrealismo y de la obra de Marcel Duchamp”.

  • Vista de sala de la exposición. Manuel Millares, 1992
    9 enero - 16 marzo, 1992

    En el año en el que se cumple el vigésimo aniversario de la desaparición de Manolo Millares (Las Palmas de Gran Canarias, 1926 - Madrid, 1972), la presente exposición permite repasar la breve pero intensa trayectoria del pintor. Millares juega un papel protagonista en la renovación de los lenguajes plásticos en España durante los años cincuenta y sesenta, tanto desde el grupo canario LADAC (Los arqueros del arte contemporáneo), que funda en 1950, como desde El Paso (1957-1960), en cuya creación participa.