Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Archivo Carteles de la sala Rock-ola / Lorenzo Rodríguez

La década de los 80 supuso para España el comienzo de una etapa nueva: la dictadura franquista había terminado por fin, y parecía que las cosas se iban asentando cada vez más en todos los planos de la vida. Fue en este momento cuando la nueva generación de jóvenes decidió tomar las calles de las ciudades españolas e inundarlas de manifestaciones culturales propias, en oposición a lo que en esos años se constituía como el panorama contemporáneo. Con la música como motor principal de este movimiento denominado desde muy pronto la movida, la juventud española buscaba perseguir un afán de libertad y de ganas de experimentar que se plasmaban en todo lo que hacían: desde la forma de vestir y de relacionarse hasta las canciones, los cómics o incluso las artes plásticas. La movida se difundió rápidamente a través de radios, fanzines, revistas y programas de televisión, una cuestión vital para un movimiento que surge dentro del panorama de la contracultura. Una de las palabras clave para entender la movida sería la de diversión: siguiendo los movimientos punk y rock de Gran Bretaña, esta corriente juvenil se basa en una aparente despreocupación que intenta distanciarse de los momentos más politizados de épocas anteriores y liberarse de las ataduras de un país que sólo recientemente había iniciado la transición.

Aunque el origen de la movida se puede situar a mediados de los años 70, con la aparición de grupos musicales de la nueva ola madrileña, se considera que el pistoletazo de salida fue el “Concierto homenaje a Canito” (Escuela de Caminos de Madrid, febrero de 1979) en memoria de José Enrique Cano Leal, batería de Tos (futuros Los Secretos), fallecido a consecuencia de un accidente de tráfico ocurrido en la Nochevieja de 1979. En dicho concierto, actuaron Tos, Mermelada, Nacha Pop, Mamá, Paraíso, Alaska y los Pegamoides, Trastos, Mario Tenia y los Solitarios y Los Rebeldes (futuros Los Bólidos). Aunque, quizás el momento cumbre de la movida madrileña fue el 23 de mayo de 1981, cuando los alumnos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid de la Universidad Politécnica de Madrid junto a Klub organizaron "El Concierto de Primavera": más de 15.000 personas se dieron cita en dicho acontecimiento histórico, en un festival en el que participaron Farenheit 451, Alaska y los Pegamoides, Flash Strato, Los Modelos, Tótem, Rubi y los Casinos, Mamá, Los Secretos y Nacha Pop.

Entre 1981 y 1986 se concentraron el mayor número y la mayor importancia de las manifestaciones y muy pronto aparecieron lugares de reunión representativos de esta corriente juvenil, como La Vía Láctea, la sala El Sol, el Pentagrama (más conocido como El Penta) y la sala Rock-Ola por la que pasaron casi todos los grupos importantes de la movida, y otros provenientes del extranjero que influyeron enormemente en el sonido de sus contemporáneos españoles.

Rock-ola (1981-1985) fue la sala de conciertos más importante de la movida y epicentro de la cultura underground en Madrid. El 31 de marzo de 1981 tuvo lugar su apertura siendo Lorenzo Rodríguez quien la dirigió entre 1981 y abril de 1984. A su vez, Pepo Perandones fue el pinchadiscos principal y, más adelante, persona fundamental en cuanto a la imagen corporativa, ya que se encargó del diseño de los carteles, entradas y flyers que inundaban diariamente las calles de la ciudad. El primer grupo que pisó el escenario del Rock-ola, días después de su apertura, fueron los UK Subs, un grupo británico punk cuya elección marcó claramente el estilo que proponía la sala: grupos ingleses, música punk y libertad total en el escenario. Centro neurálgico de la movida madrileña, entre sus muros actuaron en directo la práctica totalidad de los grupos de ese movimiento cultural, como Alaska y Dinarama, Nacha Pop, Radio Futura, Las Chinas, Ejecutivos Agresivos, Gabinete Caligari, Parálisis Permanente, Derribos Arias, Décima Víctima, Los Elegantes o Glutamato Ye-yé, así como grupos de otras ciudades (Siniestro Total, Danza Invisible, Loquillo y los Trogloditas, entre otros). La sala fue escenario de conciertos de los principales artistas internacionales de la época, como Spandau Ballet, Simple Minds, Depeche Mode, Echo and the Bunnymen, Siouxsie and the Banshees, Nick Cave, Iggy Pop, The Stranglers o New Order. Además fue una discoteca con concepto de club, que abría a diario con un enorme contingente de público fiel. En consonancia con el espíritu de la época, tras sus puertas convivían y se mezclaban jóvenes de diferentes clases sociales y colectivos: punks, mods, nuevos románticos, pijos, hippies y modernos en general que hacían gala del eclecticismo estético propio de la movida. Desde el principio acudieron a la sala las más notorias personalidades de este movimiento cultural: cineastas como Pedro Almodóvar, fotógrafos como Ouka Lele o Alberto García-Alix, pintores como El Hortelano o Pablo Pérez-Mínguez, actrices como Bibi Andersen o Rossy de Palma y, por supuesto, las grandes figuras de la escena musical local. Además de los conciertos, en Rock-Ola se celebraron todo tipo de eventos relacionados con la música y con las otras artes: exposiciones fotográficas y pictóricas, desfiles de moda, proyecciones de películas, representaciones teatrales y fiestas homenaje u organizadas por compañías discográficas o revistas. En su última época la decadencia de la sala coincide con el desgaste de la movida. Esto, unido a problemas internos, legales y administrativos, tuvo como consecuencia el cierre definitivo del Rock-ola en marzo de 1985.

El fondo que se conserva en el Centro de Documentación comprende una colección de 47 carteles reunidos por Lorenzo Rodríguez en el curso de su actividad como director encargado de la sala Rock-ola entre los años 1981 y 1984. La mayoría de ellos fueron diseñados por Pepo Perandones, aunque también se incluyen algunos diseños de Ángel Mata Comino, Gustavo Sánchez y Víctor Aparicio. Incluye carteles de actuaciones de grupos de relevancia nacional e internacional, así como carteles de festivales y otros eventos.

Acceso al catálogo completo

Serie Grupos españoles

Serie Grupos extranjeros

Serie Festivales y otros eventos

Calderón España, María Consolación. Movida y sociedad: análisis-estudio de un fenómeno socio-económico. Sevilla: Real Sociedad Económica Sevillana de Amigos del País: Departamento de Teoría e Historia de la Educación y Pedagogía Social, Universidad de Sevilla, 1997.

Dumousseau-Lesquer, Magali. La Movida. Au nom du Père, des Fils et du Todo Vale. Marsella: Le Mot et le reste, 2012.

Gallero, José Luis. Sólo se vive una vez: esplendor y ruina de la movida madrileña. Madrid: Ardora, 1991.

Lechado García, José Manuel. La movida: una crónica de los 80. Madrid: Algaba, 2005.

Lechado García, José Manuel. La Movida y no sólo madrileña. Madrid: Sílex, D.L. 2013.

López Jiménez, Luis. La "movida", en toda su amplitud. Madrid: Artes Gráficas Municipales, 2003.

Madrid: años 80, imágenes de la movida. Madrid: Dirección General de Relaciones Culturales y Científicas, 1994.

Martín, Paco. La movida: historia del pop madrileño. Madrid: El autor, 1982.

Modernos, urbanos y hedonistas: una exposición para entender la "movida" madrileña. Dirección General de Archivos, Museos y Bibliotecas, 2007.

La movida. Madrid: Consejería de Cultura y Deportes, cop. 2007.

Nichols, William J. Toward a cultural archive of la Movida: back to the future. Madison: Fairleigh Dickinson University Press, 2014.

Nolte, Julia. Madrid bewegt: die Revolution der Movida 1977-1985. Frankfurt am Main: Vertuer Verlag, 2009.

Pérez, Miguel. 80's, una movida sorprendente: pop, modernos y postmodernos [8 de abril a 12 de mayo de 2006]. Puente Arce, Cantabria: El Candil, Galería de Arte, 2006.

Pérez-Mínguez, Pablo. Mi movida madrileña: fotografías 1979-1985. Madrid: Lunwerg, D. L. 2006.

Prada, Antonio de. Rock-ola: templo de la movida. Colmenar Viejo, Madrid: Amargord, 2010.

Ríos Longares, Carlos José. Y yo caí… enamorado de la moda juvenil: la movida en las letras de sus canciones. Alicante: Agua Clara: Instituto Alicantino de Cultura "Juan Gil-Albert", 2001.

Compartir

Rock-ola se mueve (1982). Diseño: Pepo Perandones. Archivo Carteles de la Sala Rock-ola / Lorenzo Rodríguez. Centro de Documentación