Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

ORIENTación. Cine y performance germano-turco

13 octubre, 2005 - 27 octubre, 2005 / Edificio Sabatini, Auditorio

Fatih Akin, Getürkt, 1996
Fatih Akin, Getürkt, 1996

En Alemania se está volviendo la mirada a Oriente desde todos los ámbitos artísticos. Algunos impulsos decisivos son iniciativa de jóvenes artistas pertenecientes a la comunidad de inmigrantes de origen turco de segunda y tercera generación, un sector que ha ido ganando autoconciencia y capacidad de emancipación.

Los problemas y conflictos derivados de una identidad escindida constituyen el tema central de este ciclo, cuyo material invita a la reflexión desde un punto de vista artístico. El espectro que abarca el proyecto va desde la crítica despiadada a los destinatarios de ambas culturas, hasta ciertas formas irónica y cómicamente grotescas del audiovisual. Situado en un espacio intermedio entre el cine y el arte multimedia, ORIENTación muestra durante diez noches en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y en la galería del Goethe-Institut de Madrid, en una exposición paralela, la fuerza de los impulsos de esta nueva generación de artistas en Alemania.

Los movimientos migratorios en Europa han dado a luz un formato de biografía colectiva e individual que durante mucho tiempo se quedó sin reflejo en las grandes corrientes mediáticas: alguien se incorpora a otra cultura diferente para, de la forma que sea, sobrevivir en la misma. En esa otra cultura, el emigrante trabaja o vive, a menudo en circunstancias extremas, enfrentándose a nuevas formas de explotación y violencia y sólo puede aspirar a encontrar un camino entre el mantenimiento de la propia cultura y una adaptación parcial.

La tercera generación, que no puede refugiarse totalmente en la vana ilusión de un retorno, pero tampoco en la familia y los vecinos como instituciones protectoras, vive esta contradicción entre identidad y adaptación de forma particularmente brusca. No obstante, estas terceras generaciones cuentan con una ventaja decisiva: ya no son incapaces de expresarse. Utilizan el arte y las formas de expresión de la cultura popular para reflejar la forma de vivir entre dos culturas: el sufrimiento que surge de la misma pero también las oportunidades y las esperanzas. ¿Qué es lo que saldrá de todo esto? ¿Un crisol de culturas o un campo de batalla?