Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Máquina fílmica. Metáforas mecánicas en el cine de vanguardia

20 diciembre, 1997 - 28 diciembre, 1997 / Edificio Sabatini, Auditorio

Jakoov A. Protazanov. Aelita, 1924
Jakoov A. Protazanov. Aelita, 1924

En esta combinación de géneros narrativos y experimentales se encuentra el objetivo de ilustrar cómo el universo de la máquina inspiró por igual tanto a la industria como a los artistas de vanguardia. Una fascinación que ya se encuentra en las películas pioneras de los hermanos Lumière, Georges Méliès (París, 1861-1938), Segundo de Chomón (Teruel 1871; París 1929) y otros anónimos, que se programan en este ciclo como piezas introductorias.

Agrupado en tres grandes bloques, el ciclo se inicia con la sección Vanguardias mecánicas, que reúne algunas de las más destacadas películas de vanguardia divididas en tres programas temáticos, a saber, una reflexión sobre el propio proceso fílmico: con películas como La lanterne magique (1903), de Méliès, El sexto sentido (1929), de Nemesio Sobrevila (Bilbao, 1889; San Sebastián, 1969) y Celovek s Kinoapparatom (1929), de Dziga Vertov (Bialystok, 1896; Moscú, 1954); la experimentación sobre el montaje: Le ballet mécanique (1924), de Fernand Léger (Argentan, 1881; Gif-sur-Yvette, 1955), o Lichtspiel: Schwarz, Weiss, Grau (1930), de Laszlo Moholy-Nagy (Bácsborsód, 1895; Chicago, 1946) y la visión de la ciudad como nuevo hábitat maquinista.

La sección Vidas modernas recoge películas narrativas que reflejan la “vida moderna” desde diversas perspectivas políticas, económicas y sociales. Un ejemplo de cómo la máquina sedujo por igual a los sistemas capitalistas, comunistas o fascistas. Con películas como L’inhumaine (1924), de Marcel L’Herbier (París, 1888-1979), The Electric House (1922), de Buster Keaton (Piqua, 1895; Hollywood, 1966), Shangai Soviet (1926), de Dziga Vertov, o Deutsche Panzer (1927), de Walter Ruttmann (Frankfurt, 1887; Berlín, 1941), la selección reúne obras realizadas en el punto de encuentro de la vanguardia fílmica con la industria cinematográfica de carácter comercial.

Por último, la sección Ficción de futuro(s) se dedica al cine narrativo pionero de la ciencia-ficción con películas como Aelita (1924), de Jakoov A. Protazanov (Moscú, 1881-1945), Frau im Mond (1929) de Fritz Lang (Viena, 1890; Beverly Hills, 1976), o Things to Come (1936), de William Cameron Menzies (New Haven, 1896; Los Ángeles, 1957). Un lugar donde la fantasía encuentra los deseos y los anhelos que la máquina inducía en el hombre contemporáneo, así como un reflejo de cómo el nuevo “hombre mecánico” se imaginaba y se proyectaba a sí mismo.